Muchos de nosotros sufrimos de “ataques de entusiasmo”. Ese empuje fantástico inicial que nos lleva a manufacturar una idea grandiosa. Empezamos llenos de vitalidad, pero sucede algo en el camino que por extraña razón nos hace abandonar haciendo que empecemos a mirar con cierto cinismo ese aparentemente fantástico entusiasmo inicial. Dominar la Mente positiva tiene todo que ver con lograr que ese entusiasmo no se evapore al poco tiempo y sea en cambio, el motor constante de la realización de nuestros proyectos.

Mente proyectiva

Cuando aún estaba en el colegio, me encantaban todos los objetos que podía relacionar con tener aventuras estilo Indiana Jones. Recuerdo que por aquel entonces se hicieron populares unas mochilas cuadradas que tenían origen militar. Yo pensaba y me imaginaba llevando esa mochila por la ciudad como si estuviera en lo montaña, con un palo en una mano, mirando las alturas después de una larga e interminable caminata. Cuando finalmente encontré una de las famosas mochilas en una tienda de segunda mano, me la llevé sin chistar. Una vez que la tuve, no pude usarla más que en un par de ocasiones. Era demasiado pequeña, demasiado alta, tenia muchas cuerdas que no tenía idea como usar y no cerraba adecuadamente. Un fiasco.

No se cuantas veces he querido o pretendido adquirir herramientas, objetos, lecciones,  etc porque una fantasía se apoderaba de mi haciéndome creer que sería Indiana Jones descubriendo un tesoro en la Biblioteca de Alejandría. En psicología existe una clara noción de que las personas muchas veces creemos que basta con adquirir la herramienta para tener la habilidad. Es como si ser pintor viniera con los pinceles. Después de muchas veces de entusiasmarme con ideas y proyectos comencé a sospechar que ese entusiasmo no era  más que una trampa para distraerme y que en la mayoría de los casos no llevaba a ninguna parte.

 [tweetthis] las personas muchas veces creemos que basta con adquirir la herramienta para tener la habilidad. [/tweetthis]

Todos hemos tenido un momento como este. Ya sea con el idea de una dieta, de ir al gimnasio, escribir un libro, aprender un instrumento o lo que sea, todos hemos tenido ese golpe de entusiasmo que nos lleva a comenzar un proyecto fantástico para luego abandonarlo sin terminar. Son muy pocos los afortunados que lograr tomar ese entusiasmo y hacerlo durar a través del tiempo para hacerlo fuerza y motor de la realización de los proyectos.

La palabra entusiasmo viene del griego enthousiasmos: ‘inspiración divina’, ‘arrebato’, éxtasis’. Una voz formada de entheos o enthous (que lleva un dios dentro), algo así como estar poseído por lo divino.

El segundo aspecto de la Mente según el Kundalini Yoga, la Mente Positiva o Proyectiva se parece en varios sentidos a ese ataque de entusiasmo inicial. Su principal motor común es la inspiración y el deseo. Se anima por un hálito de inspiración casi infantil en su arrebato y tiene ese descuido de la inocencia. La Mente Positiva es justamente aquella que al momento de funcionar solo ve las cosas bajo el prisma de una motivación deseosa que no repara en los peligro ni dificultades que se interponen en el camino. Sería algo así como la voz que dice, “y, ¿por qué no?”.

Tal y como vimos que operaba la Mente negativa en la entrada anterior, la Mente positiva cuando esta en equilibrio es el combustible que nos lleva positivamente hacia nuestros objetivos, que solo ve el resultado y que prende la motivación que necesitamos para llevar a cabo tareas que requieren de sacarnos fuera de la zona de confort.

Sin embargo, es la Mente Positiva también la que los puede llevar a cometer errores de los cuales podremos arrepentirnos más adelante o la responsable de importantes malos ratos por falta de calculo. Como lo sugiere su nombre es desde esa proyección que salta todo intermedio te lleva a la idea de las csas en su resultado ideal. Es como la venta perfecta. Malboro man en la pradera mostrando su hombría. Fuma Malboro y serás un verdadero hombre. No hay evaluación de riesgo y el juego es una ruleta rusa. Como todo en desequilibrio la Mente Positiva es igual de dañina que la Negativa, en su versión atemorizada.

Usar el Entusiasmo a Nuestro Favor

La pregunta detrás de la Mente proyectiva es si te atreves a tener esperanza, a proyectar, a soñar, a creer que lo mejor puede pasar? y su polaridad se haya en la idea del cielo/infierno. Básicamente porque es la voluntad y fuerza mental de la Mente Positiva la que nos puede llevar a estos dos estados. Conducida adecuadamente nos puede llevar al mejor de los lugares. Si se descontrola puede ser la responsable del peor de los autoengaños con resultado en el infierno interior. Pero todo esto suena un poco melodramático. Es y no es. Siempre es importante recordar que depende de nosotros y de nuestra capacidad de darnos cuenta que tipo de juego nos estamos haciendo.

Una buena manera de poner en práctica el control y buena canalización de la Mente Positiva es obligarnos a evaluar. Si eres una de esas personas que funciona siempre de manera impulsiva, prueba poner el freno, como un hábito para canalizar mejor el potencial de tu Mente Positiva. No te dejes arrastras y sobre todo ten cuidad con generar un discurso argumentado para justificar tu falta de juicio con la idea de ser “espontaneo/a”. La espontaneidad no es sinónimo de descuido. Usa tu mente equilibradamente.

Otra forma de Manejar y canalizar el entusiasmo y la Mente Positiva es a través de la meditación. Si sientes que tu Mente Positiva esta fuera de control entonces te dejo aquí una Meditación para equilibrar este Cuerpo Mental.

Meditación Para la Mente Positiva

 

Esta práctica abre el centro del corazón y los sentimientos del ser positivo. Es una expresión de felicidad.  El mudra (gestode las manos se volvió en símbolo de bendición y prosperidad.

Siéntate con la columna derecha. Dobla el dedo anular y el dedo meñique hacia la palma de la mano. Sujeta ambos dedos con el pulgar.

Mantén rectos los otros dos dedos. Dobla los brazos para que los codos queden a los costados y las manos permanezcan a la altura de los hombros con los dos dedos estirados de cada mano apuntando hacia arriba. Lleva los antebrazos y manos hacia adelante a un ángulo de 30 grados desde la vertical. Presiona los hombros y codos hacia atrás, firme pero cómodamente. Las palmas ven hacia el frente.

Cierra los párpados. Gira los ojos suavemente hacia arriba y concéntrate en el entrecejo —el Punto del Tercer Ojo— en la parte superior de la nariz donde las cejas se juntarían. Respira de manera estable, lenta, profunda y completa. Mentalmente pulsa ritmicamente, desde el punto del entrecejo hasta el Infinito, estos sonidos:

Saa taa naa maa

Saa es Infinitud. Taa es Vida. Naa es Muerte. Maa es Renacimiento / Transformación.

El mantra describe el ciclo de la vida. Este kriya genera un equilibrio mental total en la psique. El mantra completo significa: “Yo medito en la Verdad, la Verdad que yo soy”.

Pruébalo durante 40 días. En este período come ligeramente y habla sólo la verdad, directamente desde tu corazón. Practícala de 11 a 62 minutos.

Para terminar esta meditación, inhala profundamente y exhala tres veces. Luego, abre y cierra los puños varias veces. Relájate.

*Fuente: Libro La Mente, Yogui Bhajan.

Si tienes un 3 en tu numerología (tu día de nacimiento o tu mes, especialmente), puedes considerar también hacer esta meditación.

Recuerda siempre abrir cada meditación con el Mantra ONG NAMO GURU DEV NAMO (tres veces) y finalizar con el Mantra a Sat Nam (3 veces también).

En la próxima entrada de esta serie sobre la Mente comentaré el último de los cuerpos Mentales: la Mente Neutral.

Cuéntame como vas con tu práctica y cómo va ese entusiasmo bien canalizado.

Súmate a la comunidad

Ebook aquietar la mente en 3 minutos 940x675

Se parte de una comunidad de más de 1000 personas en búsqueda.

No te enviaré correo basura. Powered by ConvertKit