Por qué tener un ingreso extra es algo bueno

Por qué tener un ingreso extra es algo bueno

No se cuántas personas se encuentran siempre en el dilema de que o no tienen tiempo o no tienen dinero. Cualquiera de las dos implica que se sienten atrapados en una rutina que dejar puede implicar poner en riesgo la seguridad de sus familias o de su estilo de vida. Por mucho tiempo pensé que la única manera de ser completamente independiente y poder decidir estaba asociado con dejarlo todo y crear algo completamente fuera de lo que propone el sistema. Sin embargo, al poco tiempo fue inevitable darme cuenta que no solo mucha gente no puede llegar y hacer esto, si no que muchos tampoco quieren hacerlo. O les gusta su trabajo, o les gusta la estructura o simplemente no les interesa poner el esfuerzo de crear algo propio. Considerando todo esto han empezado a aparecer varios expertos que han introducido la idea del ingreso extra por el lado como una alternativa para crear una entrada que al menos te de la seguridad de que no dependes exclusivamente de una sola cosa y que implique un cierto nivel de libertad económica que no habías considerado hasta ahora. En la entrada de hoy vamos a revisar este tema y la posibilidades de crear algo así para ti.
ingreso extra 1
Hace unos años alguien me habló o leí la reseña de una pelicula de Woody Allen que aún no me animo a ver, pero cuya anécdota jamás olvidé. En ella, Woody Allen era un ladrón que quería robar un banco. Para poder construir un tunel y poder robarlo arrienda la casa contigua  se le ocurre montar una tienda de venta de galletas. Las galletas son tan buenas que en un tiempo inusitadamente corto empiezan a hacerse millonarios. Está claro el ojo irónico de Woody Allen, considerando que su personaje era un pésimo ladrón. O puede que yo esté inventando todo esto.
Pero me encanta esta historia, porque habla de lo que sucede cuando trasladando nuestra atención de algo que nos estresa mucho, focalizamos la atención en otra cosa y de pronto aparece una especie de pepita de oro, algo inesperado que nos provee de todo lo que esperabamos de aquello que nos estresaba originalmente.
dinero extra
La idea de darte el permiso de hacer algo que te gusta mucho y empezar a ganar algo de dinero con ello es un tema que se está masificando bastante.
Con tanta promoción del emprendimiento como alternativa en todo el mundo, muchas personas que no se sentían especialmente inclinadas a tener este estilo de vida, de pronto quedaron afuera de un montón de posibilidades y oportunidades de libertad y juego. El asumir que muchas personas quieren mantener sus trabajos y quizás producir un ingreso extra por otro lado empezó a surgir como una idea sin ambiciones, que simplemente implicaba generar un “algo extra” para salir a comer, o quizás extender la vacaciones, o pagar un curso acá o una deuda allá.
etsy ingreso extra
(Etsy es uno de esos lugares donde puedes vender esas cosas que antiguamente les vendías solo a tus amigos. Esos chalecos hermosos que tejías en invierno o esos prendedores o los dibujos bellísimos que a todo el mundo fascinaban. Hay más de alguno que se ha ganado una entrada extra por esta vía casi sin esfuerzo)
Algo totalmente inofensivo, pero que puede implicar un cambio importante en los detalles de la vida diaria.
Al grupo de personas que reciben las noticias del blog ya les hablé de este tema brevemente al introducir el último podcast de Chris Guillabeau, Side Hustle School, algo así como “Escuela de trabajo lateral” o “escuela de ingresos extra” (no literal), en el cual trata de promover a través de historias su nueva iniciativa para enseñar cómo crear ingresos extra con el espiritu de algo que no implique demasiado trabajo, pero que genere de alguna manera algunos beneficios monetarios que nunca sobran.
side-hustle-school-inline-new ingreso extra
Lo entretenido es ver que en la mayoría de los casos se trata de proyectos que involucran un interés genuino de parte de las personas, es decir que muchas veces se trata de actividades que la gente realiza por hobby y las cuales se han convertido con una poca inversión de tiempo en entradas pequeñas que permiten cierta libertad o en algunos casos pocos, una gran libertad.
Quizás tengas historias de amigas o amigos que han hecho algo así con mermeladas, pan, tejidos, pinturas, diseños, su voz, etc. A veces es simplemente que les interesa un cierto tema y nadie ha respondido preguntas que todo el mundo quiere saber, y crean un blog para responderlas, a veces es aprender a invertir o a crear historias, manuales o lo que sea. Las posibilidades son literalmente infinitas y como es algo que las personas hacen sin la presión de que sea el ingreso principal, también les da la movilidad, tranquilidad de que no sucederá nada si es que no funciona.
ingreso extra comet camper
(Me encanta este proyecto de Mariah Coz de como armar tu caravana vintage. Aca no se usa tanto, pero hay mucha gente a lo largo del globo que mira el movimiento de las casas diminutas con gran interés. Porqué complicarse la vida si puedes tener lo mínimo y sentirte totalmente feliz con ello. Como ese beisbolista estadounidense que vive en una combi)
Quizás en este punto te preguntarás qué relevancia tiene todo esto para el ser o para la consciencia. Bueno, soy una firme creyente que hay muchas cosas que no podemos desarrollar a menos que estemos relajadas/os con lo básico. Que lo mínimo de nuestras necesidades esté cubierta y que además no tengamos un estres tremendo encima de que en cualquier momento nos pueden sacar el piso y nos quedemos en el aire, sin seguridad, sin trabajo o dinero o simplemente haciendo algo que odiamos, es algo esencial para que alguién decida volcarse hacia dentro. No es obligatorio, pero siempre ayuda saber que hay algo para comer. Veía de hecho hace poco las cuentas de instagram a las que sigo desde premalilah y había una chica que se preguntaba cuando iba dejar de ser esclava del trabajo y luego se respondía que nunca.
ingreso extra maslow
(Maslow hablaba de esta pirámide. Nuestra atención puede pasar derecho al tope de la figura, pero para la gran mayoría es mas factible hacer el lento ascenso desde la base. La idea es que podamos ayudar a que al menos los primeros peldaños estén cubiertos para todo el mundo).
Se que hay muchas personas que se sienten así. Más aun si tienen familia, hijos y deudas o lo que sea. La sensación se vuelve realmente cerrada y pesimista.
Y este blog tiene la pretensión de ayudar a salir de esa sensación vital para construir una de plenitud. Creo que todo esta en lo que pasa adentro de nosotros, pero es muy difícil poder mirar eso interior si es que lo de afuera no esta realmente cubierto. Y esta alternativa, sencilla, tranquila y no invasiva puede ser una forma de dar aire a mucha gente, o eso espero.

Algunas alternativas de ingreso extra

Una de las cosas que he descubierto en el proceso de estar creando mi propio sueño de trabajo y vida es que la mayoría de la información que permite que la gente sea libre financieramente no se enseña en los colegios. Esto es quizás algo que ya has escuchado respecto de otros temas o quizás de este mismo. A los niños no se les enseña a cuidar su cuerpo, a comer sano, a meditar, a lidiar con sus emociones, a mantenerse, sobrevivir, plantar un huerto y vivir de manera sustentable, a reconocer los signos de su enfermedad o aprender a curarse utilizando los elementos de la naturaleza y tampoco, en gran medida se les enseña a utilizar la herramientas que el sistema tiene para prosperar.
Yo estudie literatura, yoga, cine y naturopatía y solo gracias a que soy obsesivamente curiosa, he llegado a enterarme de economía práctica, de aquellas cosas que solo les enseñan a las personas que estudian esos temas específicamente, como si el dinero fuera un tema que solo concierne a un sector de la población.
Leer Padre rico Padre pobre, me hizo replantearme muchas cosas de como fui educada. Uno de los conceptos más interesantes que me dio este libro es que no recibimos educación financiera y como por lo menos fue en mi familia, había además una especie de repulsión por el tema que implicaba que más que saber, era mejor no saber. La idea de que los que más lo necesitan no reciben ningún tipo de instructivo práctico acerca de como desenvolverse bien económicamente me impactó bastante. Solo aquellos que tienen muchos acceso económico son entrenados en estos temas, lo cual continua con ese circulo cerrado de dejar la libertad económica en ciertos sectores.
Lo paradójico es que bajo la pretensión de que el dinero es un problema, al final me di cuenta de que en mi espacio educativo el dinero tenía la misma perjudicial importancia que en los espacios donde fluye con total naturalidad. Ha sido un largo camino de entendimiento y sanación, para poder de a poco salir de esa forma de pensamiento que rehuye el entender esta herramienta tan rechazada por algunos como lo que realmente es: una herramienta. Mi conclusión ha sido que ni amar ni odiar el dinero son alternativas viables. Una relación relajada, práctica, sí lo es. Y eso es más que suficiente.
Por lo tanto he podido llegar a sentirlo como una forma de verificar si algunas cosas que estoy haciendo funcionan. Como una especie de referencia para mi relación de intercambio y fluidez con el mundo, en un plano totalmente básico y elemental.
En ella, ganar o perder son cosas simples como la idea que discutimos hoy. Una actividad extra que te de dinero de manera relajada, respecto de algo que te guste, parece una excelente manera de jugar con la propia prosperidad, aprender y empezar a cambiar el estilo de vida que llevamos y las posibilidades que concretamente nos permitimos.
padre rico padre pobre ingreso extra
Padre rico y padre pobre habla sobre la mentalidad de la riqueza. Sobre la relación que tenemos con el dinero y como es necesario romper esa noción de que “debemos trabajar para el dinero” para establecer una en la que el “dinero debe trabajar para nosotros”. Es cierto que tiene un enfoque bastante mercantil, pero se trata justamente de no estar pensando siempre en este tema por un problema de escasez.
Hace poco salió un artículo de CIPER sobre los montos de pensiones chile. Yo tengo varios amigos y amigas cuyo futuro no es particularmente alentador en relación a lo que ofrece sus sistemas de jubilación. Eso no puede ser. No puede ser que vivamos con una sensación temerosa respecto de la vejez. Saber como movernos, cuidarnos y prosperar es una habilidad indispensable al menos hasta que nuestra sociedad de verdad tenga el enfoque de cuidarnos. Si hoy puedes sentir que te puedes dar el espacio y tiempo de vacacionar, salir y disfrutar como corresponde, es algo que puede cimentar la idea de que el futuro también podrás contar con esas cosas.
Insisto. Creo que todo va por dentro. Pero si quieres que no sea un tema para ti, aprende a jugar con ello de manera de que genuinamente no sea un tema.
Veamos ahora, que alternativas existen para explorar y generar un colchoncito sin demasiado esfuerzo.

Ingreso extra por proyectos de pasión

Esta idea surge de cuando amamos mucho hacer cierta cosa y queremos compartirlo con los demás. Recuerda que el juego es sin presiones, si sacas algo extra de ello genial, pero si no, no hay problema, como se trata de un proyecto de pasión, es algo que amas hacer por lo tanto si a nadie le interesa da lo mismo. Puede ser tejer chalequitos, hacer pasteles o muffins de sabores deliciosos y exóticos (avisame porque me encantan los muffins :P), escribir reseñas sobre estilos de baños, diseñar plantillas de organización, etc. Luego vender en Etsy que es lo más simple e ir a lo siguiente.

Ingreso extra Ofreciendo algún servicio muy simple

En el podcast de Chris Guillabeau hay un caso de un hombre que se dedica a hacer reseñas de peceras. Recientemente cuando estuve en la preciosa ciudad de Arica enseñando la Ruta de los sueños y la Meditación IAM, uno de mis muy gentiles hospedadores era un apasionado de los peces. Tenía dos peceras grandes y acababa de plantar una variedad de plantitas de pecera. Personalmente me fascina cuando la gente tiene un interés tan particularizado, pero además me recordó la historia que escuche en el podcast y de que básicamente si tienes un interés muy fuerte es casi seguro que habrá un grupo de gente que comparte tus intereses y a quienes tu conocimiento puede interesar.
En esta sección puedes ofrecer servicios en lugares como fiverr o freelancer. Ambas son plataformas para las personas que trabajan via remota y que ofrecen su trabajo de esta manera.

Ingreso extra Vendiendo algo que compras

Recuerdo la historia de este antiiiiiiguo muy antiguo compañero de mi segundo colegio (sí estuve en mas de 3 colegios). Me enteré acerca de él por una prima. En fin, para ahorrarte las vueltas de como me volvía a enterar de su vida voy a su hobby. Él conducía una camioneta monumental. Lo que hacía era pasarse mucho tiempo buscando autos o artículos baratos en lugares como ebay, mercado libre o deremate.com, y luego de usarlos por un tiempo los vendía con un leve sobrecargo, lo que le permitía tener unos buenos autos sin tener que pagar y ganando un extra de dinero. He escuchado por lo menos de un par de personas más que han hecho esto con buenos resultados. No tienen que ser necesariamente autos, pero pueden ser cualquier cosa del estilo.

Ingreso extra a través de Paginas Nicho

La lógica de las páginas nicho es que puedas automatizarlas lo antes posible. Se trata de generar un pagina web que ofrezca algo necesario online, que funcione por sistema de afiliaciones y que ayude a cubrir una necesidad. Tipos como Pat flynn y Ángel Álegre, cada uno en su escala iniciaron sus negocios online de esta manera. Necesita eso si cierto conocimiento extra.

Lo que tu ingenio te lleve a hacer

El caso que apareció en la tercera online sobre el chico que creo su servicio de venta de sandwiches en la calle partiendo con solo 6000 pesos ha dado la vuelta por chile. Básicamente es la idea de que tu ingenio y tu necesidad te pueden llevar a donde sea. Solo se trata de probar y jugar.

Dale una vuelta y prueba a ver que están haciendo otras personas para adquirir un extra.

Por aquí yo estaré jugando con mis propias cositas.
Te mando un abrazo y buena caza.
Como ejercicio, si tu tuvieras que conseguir dinero extra rápido ¿cómo lo harías? y ¿en qué lo gastarías? Deja tus ingeniosas respuestas en los comentarios. Llenemos de ideas esta página.

¿Sabías que nos vamos a Plum Village en Francia a Meditar? ¿No conoces Plum VIllage? ¿Has escuchado hablar de Thich Nhat Hahn o de la plena consciencia?, Pues allá vamos. 2 semanas de retiro. Para saber más has click aquí.

Salir de la Angustia I: entrar en la calma

Salir de la Angustia I: entrar en la calma

Hay veces en que se nos instala una sensación en el pecho, un peso o una opresión, lo sentimos de un momento a otro o literalmente nos damos cuenta qué lo ha provocado, pero no somos capaces de quitarlo de encima, de adentro. Considerando que llevo alrededor de 5 días con una sensación tal y portándome mal en la escritura del blog, me di cuenta cuan relevante era abordar esta desagradable sensación que es tan común. Vamos a ello.
 salir de la angustia

Primero darse cuenta de que algo está pasando

Tengo la costumbre de escuchar con mucha atención lo que me pasa, lo que siento. Esta capacidad de sentirme y mirarme me ha llevado a momentos de profunda instrospección, pero también profunda angustia. Dependiendo de cuan centrada esta, de cuan ordenada esté, la misma capacidad de mirarme puede llevarme a lugares muy agradables o muy desagradables. Lo peor es cuando no puedes identificar con claridad qué es lo que te está ocasionando la sensación. Si no eres capaz de capear la ola, tienes que aprender a utilizar los medios a tu alcance para que la ola no te arrastre y termines deshecha en la playa con el traje de baño por cualquier parte y sintiendo que te vas a ahogar en la misma orilla del mar.
Si tu piensas que no tienes esa capacidad, quiero que lo pienses dos veces. Todas/os tenemos la capacidad de sentirnos, pero muchas veces y más comunmente de lo que debiera ser, las personas apagan esa función, consciente o inconscientemente. ¿Porqué? Básicamente por que sentir algo desagradable para lo que no encuentras solución inmediata o cercana, es para muchos, insoportable y prefieren por tanto distraerse o desconectarse.

Nuestras funciones de apagar el sistema

Hace muy poco leí un artículo maravilloso de Tara Brach, una psicóloga y profesora de Mindfulnes que ha sabido integrar la sabiduría de la meditación al espacio terapéutico. En el hablaba del caso de una paciente que había sido violada por su padre cuando pequeña. El caso es detallado con total pertinencia describiendo como la chica estaba totalmente congelada emocional, física y socialmente al momento de entrar a la consulta. A través de un trabajo terapéutico muy cauteloso Brach fue capaz de llevarla al momento en que ella había generado el mecanismo de protección para poder sobrevivir lo que estaba viviendo en su infancia. Concretamente había anidado y encapsulado las emociones en ciertas partes de su cuerpo con la promesa de que algún día, cuando fuera otra vez seguro pudiera volverlas a sacar y sanar lo que había experimentado. Esta experiencia le pudo hacer sentir que el hecho de haberse congelado en realidad había sido un acto más amoroso de una parte muy pura de ella misma que necesitaba ser protegida. Poco a poco, la que estaba encapsulado podía empezar a salir.
Sea cual sea la experiencia que estamos teniendo y especialmente cuando pasamos por proceso emocionales traumáticos o muy difíciles, activamos si no hay otra opción, mecanismo que nos permitan seguir viviendo y funcionando.
El problema surge cuando una vez pasado el problema o la situación de peligro seguimos funcionando como si estuviéramos allí. Ese es el signo de que necesitamos darle más energía al tema y considerar hacer un proceso terapéutico más profundo. No es tan fácil salir del “modo emergencia”, aunque no es imposible.
Por otra parte esto también se manifiesta respecto de hábitos de conducta, emocionales o físicos nocivos, que en última instancia nos pueden llegar a producir una profunda sensación de angustia.
Recuerdo cuando me encontré con esa charla de Tony Robbins en la que hablaba de que para entrar en un estado depresivo uno debía seguir un camino específico de rutinas y conductas emocionales y mentales. No era algo que se producía de la noche a la mañana, no es algo inmediato. Como cualquier otra cosa, como también lo hacen las enfermedades, tomamos una serie de pasos, decisiones y demás que nos llevan a un punto que podemos identificar como depresivo. Cada cual tiene su sistema. Todos creamos nuestros estados anímicos con un cocktail fantaástico de pensamientos, acciones, situaciones que si pudiéramos agrupar secuencialmente, veríamos que se repiten de manera efectiva y precisa para producir también ciertos estados anímicos que podemos reconocer muy bien.
Algunos de esos caminos los conozco muy bien e incluso los puedo detener a tiempo, pero otros me caen encima como cachetazos rápidos y certeros que si no logro abordar a tiempo me dejan bastante rato con un mal sabor en la boca.
Ahora en este preciso momento me siento así. Pero también justo hoy logré identificar por que. Viví una situación durante el fin de semana que me dejo muy angustiada. Al día siguiente me distraje y la situación desapareció de mi vista, pero no la sensación. La sensación sigue conmigo.
Algo tengo que hacer con eso y mientras no lo haga estará allí molestándome como una mosca en el oído.
El poder de darse cuenta de qué es lo que te produce angustia, hacer algo al respecto y cambiar la dinámica es una de las mejores formas para liberar un tema, pero hay muchísimas veces que la ruta y la forma no queda tan clara y ahí es cuando podemos pasar días pasándolo mal y considerando seriamente apagar el sistema por completo o simplemente entrar en un espiral de distracción sin fin.
En esos casos es muuuuy bueno poder meditar.

Si la solución no está a la mano hay que ir más lejos

Nuestra mente funciona la mayoría de los casos como una red de relaciones neuronales directas que mientras más transitadas, más reforzadas se encuentran.
Cuando se trata de mentalidades, es decir que tiendas por ejemplo a pensar que las causas de las cosas son siempre las mismas, tienes el problema de que rara vez te puedes liberar de una manera de pensar que siempre te lleva al mismo punto.
Necesitamos entonces algo que nos saque del camino, que nos permita pensar y más importante sentir desde otro angulo.
Visualiza tu cerebro como un vasto territorio. En él hay zonas donde hay mucho tránsito e igual que en el campo, cuando una ruta es transitada muchas veces, comienza a quedar una huella. Esa huella se vuelve más gruesa y marcada a medida que se vuelve más habitual y por supuesto cuando uno encuentra una huella en un lugar donde uno no sabe muy bien por donde ir, tiende a irse por ahí confiando en que el camino más transitado es el mejor o el más seguro.
No siempre es así.
Muchas veces necesitamos ir a ciertos lugares de nuestro cerebro para alcanzar soluciones que se encuentran muy alejados del mundo en el que habitamos normalmente. Cuando es así, entonces lo habitual no funciona y peor aún nos lleva de vuelta a lo mismo una y otra vez. Entonces como salir de la huella de comportamientos, emociones que tan cuidadosamente hemos trazado?
Si lo has intentado puedes saber con certeza que no es sencillo, que de hecho es bastante difícil desarticular un patrón de conducta al que estamos habituados a tal nivel que pensamos en él como si fuera parte de nuestra personalidad.
Los cierto es que eso no es más que un hábito y por suerte hay maneras muy eficaces de salir del mismo.
Ahora yo estoy terminando este articulo después de entender a que iba mi angustia, de tal modo que ya se como salir y de hecho está muchisimo mejor. Pero para hacerlo utilicé varias herramientas que me ayudaron a conectar con lo que no estaba viendo.
Ahora, quiero recalcar que generalmente lo que no vemos, no lo vemos porque es algo difícil o que nos duele. Si tenemos una sensación de sin salida respecto de un tema, tenderemos a huir en vez de quedarnos ahí, aceptar lo que estamos sintiendo y observar con mucha paciencia si no hay luz por ninguna parte.
Estando ahí, siempre, siempre hay algo de luz. Pero primero hay que estar ahí, y como dice Eckhart Tolle, no es una experiencia agradable, pero te traerá gran sabiduría.

La paradoja de salir

“La salida es hacia adentro”
 
Quiero darte algunas de las herramientas que yo ocupo. Las formas en las que yo salgo de ese lugar donde no quiero estar y en el que me he metido a mi misma. Tengo la firme idea de que cuando las cosas llegan a angustiarte es porque han pasado una serie de cosas antes que han tratado de advertirte que algo esta pasando y que tienes que mirar o abordar. Si no hacemos algo a tiempo la cosa va subiendo el volumen y se va poniendo cada vez más desagradable hasta que se vuelve insoportable. Lamentablemente, los seres humanos tendemos a no reaccionar a menos que las cosas se pongan realmente álgidas y entonces nos vemos forzados a observar lo que estamos viviendo. Ideal sería darnos cuenta cuando las señales son más suavecitas, pero no siempre se puede.
Entonces. Cuando ya estamos ahí, es hora de entrar. Piénsalo como el océano. Nuestro estado alterado es como la superficie, llena de olas, movimiento, fuerza, descontrol en medio de la tormenta. Pero si nos hundimos en el agua, es todo calma y silencio. Esto no quiere decir sumirse una catatónica ausencia o estado de distancia con todo lo que nos rodea, sino más bien buscar internamente el punto de calma. Salir del camino y probar algo diferente.
En concreto estas son las cosas que hago yo, para salir del camino, meterme bajo el agua y encontrar el rayito de sol o el hilito que me gue de vuelta a la calma.
  1. Hablar con alguien que te de REALMENTE una visión distinta de las cosas: la clave es tener a alguien así en la vida. Alguien que encarne eso. Alguien que te de una perspectiva diferente y que puedas conversar en profundidad esa visión. Lo que debes evitar es hablar con alguien que reconfirme tu visión o que la haga más grave. Tienes a alguien así? Si no comienza a buscarlo. No tiene que ser alguien que veas comunmente, puede ser uno de esos amigos profundos y hermosos que vemos rara vez, pero que cuando lo hacemos, es fantástico. Integral el valor de alguien así en tu vida. Si no tienes esta posibilidad continúa con las otras.
  2. Escuchar a alguien que hable desde un punto de vista más sabio que el tuyo sobre distintos temas  y que pueda abrir tu mente: Mi intento es ir una vez al año a ver a mi Maestra, pero el resto del tiempo, escucho charlas, leo, o veo videos de otros maestros que han dejado su huella por donde los pueda pillar. También voy sesiones de meditación o encuentros esporádicos. Lo que sea que me mantenga conectada con ese punto de verdad y calma (dos satsang que veo con frecuencia es las de Eckhart Tolle, Mooji y Papa ji).
  3. Meditar: Hace tiempo que no te dejo una meditación, pero creo que amerita. Kundalini Yoga tiene maravillosas meditaciones para cambiar el estado mental. Aquí una de las que más me gustan.

 

Cuéntame como te va y si te han servido estas recomendaciones. Como siempre, me hace feliz recibir tus correos con lo que sea que quieras compartir de experiencia y en los comentarios.

¿Te gustó esta entrada?, compártela en tus redes sociales y cuéntame tus ideas en los comentarios, me encantaría saber de tí.

Entre las cosas que puede que te interesen las 108 migas de pan, si lo tuyo es tener conocimiento prácticos semanales para aplicar de manera rápida y simple.
Si por otra parte te gustaría seguir un proceso de profundización más potente, te recomiendo el Programa de Felicidad Conciente. Un proceso de 30 días que cambiará completamente tu concepto de desarrollo personal.
Revisión del 2016: honrando la claridad

Revisión del 2016: honrando la claridad

Por todas partes se ha popularizado el concepto de las revisiones anuales. Esto me alegra profundamente, aunque también he descubierto que una buena cantidad de gente lo hace, pero de manera periférica y sin sacar el máximo provecho del proceso. Hay quien lo hace para poder diseñar su futuro, otros para tener una visión clara de las experiencias vividas, otro simplemente como una forma de dialogar interiormente y comparar las impresiones sueltas con los hechos concretos del año.
Como sea, el poder mirar las cosas con un cierto nivel de objetividad (si es que esto fuera realmente posible) nos permite tomar una decisión de aprendizaje. Todas/os tenemos la opción de repetir eternamente los mismos patrones que hemos creado hasta el momento, nadie nos obliga a modificar, PERO, y este es todo el punto para mi, creo que para que sea algo que podamos aceptar realmente y experimentar de manera integrada, es necesario que tengamos claridad sobre ello. La claridad es lo que nos permite decidir. Es válido quedarnos en el fango si esa es nuestra decisión, pero que no sea con un discurso irreal o contándonos un cuento que no sea cierto respecto de nuestra vida, nuestras experiencias y nuestras decisiones.
A veces las personas no quieren tener esa responsabilidad y eso también es una decisión. Lo único que digo es que es importante o por lo menos más tranquilizante darnos cuenta que a cada paso tomamos decisiones que definen si nos quedamos donde estamos o si nos movemos hacia otros lugares.
Ver, revisar sin quedarse pegadas/os y decidir es lo que hace que esta actividad que calza tan bien con el fin de año, tenga todo el sentido del mundo. A continuación te dejo la parte visible de mi año. Una periodo absolutamente ad hoc al animal que le correspondió. Como loca saltando de aquí para allá ha sido duro, pero extremadamente crecedor*.
Del año pasado también te dejo estas tres actividades para preparar el año. (Revisión de otros años, Escoger, Soltar el pasado)
Si la revisión no te interesa, no hay problema. Te dejo a continuación la plantilla para que tu hagas tu propia revisión si así lo quieres.
Un abrazo.
no puedes encontras paz huyendo de la vida

La Revisión 2016, año del Mono de Fuego

El regalo de esta revisión es que por primera vez en mi vida siento que sé exactamente qué es lo que quiero hacer en los próximos 3 meses. Poder saber claramente y sin distracciones cuales son mis prioridades, enfoque y objetivos para el periodo que estoy viviendo es algo que no puedo dejar de agradecer. ¿Cómo llegué hasta ahí?

Hubieron dos cosas que transformaron completamente mi mirada para abordar el periodo que me toca a continuación. Estas dos cosas nacieron de las experiencias del año pasado y de los movimientos conscientes que hice para tratar de aclararme y empezar intencionadamente a crear las actividades, habilidades y progresos que necesitaba para alcanzar un cierto nivel de paz. El año partió realmente difícil a nivel personal y buena parte de lo que experimenté fue a propósito de tratar de superar el impacto emocional de los primeros meses. El trabajo me salvó porque me dió un continuo eje respecto del horizonte que quería seguir. Me dio un propósito y un sentido. El trabajo fue estableciendo cada vez más claramente los temas que me apasionan, pero también el por qué esos temas son importantes para mi. El resto del tiempo fue tratar de descubrir el cómo hacer esas cosas y en eso estoy todavía.
Las dos actividades que me dieron la orientación para el periodo a seguir fueron:
1. La ruta de los sueños: Este proyecto ha significado un aprendizaje inmenso en toda orden de cosas. Así como también lo ha sido el curso de Autoconocimiento y escritura, ambos me hablan de llevar el sentido y el propósito a actividades que han dejado estos temas un poco de lado. La segunda parte del año ha sido casi todo tratar de dilucidar cómo presentar este sistema de conexión con nuestro propósito de manera que realmente pueda generar un cambio en la vida de las personas y partiendo por mi propia vida. Los resultados me han hecho crecer inmensamente y siguen haciéndolo. Solo espero que la retribución a las/os alumnas/os pueda mantenerse a la altura.
2. La revisión de fin de año: Esta es la segunda vez que hago la revisión. La primera vez recuerdo que los datos que tenía para comparar se perdían en todo el tiempo en que no había hecho el ejercicio. Me costó no tratar de ir más atrás hasta el principio de los tiempos (la neura exhaustiva) para explicarme a mi misma las experiencias del año. Esto es parte de las cosas que se han ido modificando. He aprendido que es importante acotar. Que no todo debe ser explicado, pero si comprehendido, integrado. Y eso va en que si miramos las cosas de manera sincera, las cosas, las situaciones y las personas hablan por si mismas, nuestras emociones y pensamientos sobre ellas también. Por lo que no es necesario complicarlas con adornos y notas al pie de pagina. De a poco, como las capas de una cebolla, los temas se develan y se aclaran, solo hay que ser pacientes y no perder el foco de lo que es realmente importante.

La revisión:

Enero

Este mes fue como una bomba. Emocionalmente para mi es como si hubiera explotado un gran cataclismo y todo lo que hice el resto del año fue tratar de sanar y reconstruir. Esto me dio un enfoque y una claridad que solo aparecen cuando tratamos de sobrevivir o cuando estamos extremadamente alertas y conscientes. Fue el Maestro sable del año y definitivamente marcó muchas cosas en mi vida que sigo procesando.

Febrero

En este mes me fui a trabajar a un centro de retiros. Trabajé mucho y fue una experiencia realmente enriquecedora. Me ayudó muchísimo el irme y retirarme en un espacio lejano de todo, interactuando con personas diferentes todos los días. Aprendí sobre mis ritmos, sobre mi energía, sobre la nobleza del trabajo, sobre las dinámicas sociales, sobre las piedras y el hermoso sanar del Yoga, que brilla siempre y siempre es generoso.

Marzo

En Marzo comenzaron a materializarse los talleres relacionados con el Curso de Autoconocimiento y Escritura. Fueron los primeros aterrizajes a la cantidad de trabajo que requiere crear este tipo de proyectos y aprendí muchísimo sobre mis numerosas dificultades y limitaciones.

Abril

Se realizó el primer Curso de Autoconocimiento y escritura. Tuve la fortuna de trabajar con un grupo maravilloso de personas. Haberlos conocido y compartido con ellos fue uno de los grandes regalos de este periodo.

Mayo

Dejé las clases en Yogacrecer mi querido hogar del Kundalini Yoga. Había planificado un año con muchos viajes y sentía la necesidad de concentrarme más en otras practicas y espacios. Yogacrecer es un lugar precioso y tremendamente bendecido. El agradecimiento por el hogar que me ofrecieron durante el año que di clases allí fue una verdadera inspiración. Este mes también me hablan y me muestran a Mooji y yo por mi parte se lo muestro a mi madre. Se producen cosas muy bellas con eso.

Junio

Me concentro en los proyectos de la Ruta de los sueños y se siguen cerrando procesos personales. Lentamente me introduzco en una cuevita muy privada y personal.

Julio

Se afianza la visita de Swami Ramakrishnananda a nuestro país. Todo lo que sucede en relación a esto esta cargado de una mística y una importancia bellísima para el trabajo de la Fundación de Amma en Chile. También me doy cuenta de que no tengo la misma energía que otros años. Entonces toma el protagonismo total, el equipo. Nada de lo que se hizo hubiera sido posible sin mis compañeras y compañeros junto con el grupo de ayudantes, cantantes y maravillosas personas que sostuvieron desde el principio.

Agosto

Parto por primera vez a  Estados Unidos al World Domination Summit. Me encuentro con una gran cantidad de eventos y circunstancias fortuitas y reveladoras. Cumplo varios sueños que había proyectado para este año, pero fue para nada lo que esperaba. Aún, como lo he repetido muchas veces, siento el efecto de este viaje. Me conmovió profundamente la experiencia por razones que aún no logro dilucidar completamente.
usa

Septiembre

Llego de USA y en dos semanas se realizan los programas y eventos de la visita de Swamiji. Todo realmente hermoso y con muchos aprendizajes. Nuevos amigos, nuevas experiencias. Unos pocos días después de la partida de Swamiji, parto con el primer grupo del proyecto Premalilah Viajes a ver a Amma después de 3 años de no viajar a India ni verla. Mi corazón se llena de fuego de solo recordarlo. Me pasé llorando de emoción las dos primeras semanas. Otro viaje que siento se macera en mi a un nivel muy profundo.
20160830_183545-COLLAGE

Octubre

En este mes me puse a trabajar intensamente en el blog, RDS y en realidad en tratar de ordenarme después de tanto movimiento. Nuevamente a la cuevita. Hago la Formación de Masaje Equilibrio Integral en Iquique.

Noviembre

Solo trabajo hacia dentro, orden y enfoque en los proyectos. Me doy cuenta de como las cosas se han demorado mucho más de lo que hubiera querido.

Diciembre

Realizo la Ruta de los sueños en Iquique y comienza el proceso de Mentorías. El proyecto del curso se confirma bellamente con los procesos que veo detonarse en los alumnos. Me siento feliz y con mucha más fuerza para seguir con el curso y creando los materiales de apoyo y lo restante para el curso online.
Empecé a escribir la novela de ficción que había pospuesto desde hace tanto tiempo.

Lo que salió bien

En general los viajes y los encuentros con personas fueron verdaderas bendiciones. La materialización de mis propios sueños me dio el pie para saber que las ideas del curso funcionan y tienen fuerza, al mismo tiempo que llevan al descubrimiento de lo que es realmente importante en el proceso y que se relaciona con conocer lo que realmente me mueve, me emociona y me hace sentido.
Los cursos siguen siendo un territorio de aprendizaje gigantesco que se confirma a cada paso y que me nutre y me empuja a querer mejorar.
En general creo que se ha producido un movimiento enorme hacia tener claridad. Más madura, mas conciente. No se cómo expresar el enorme alivio que es adquirir un cierto enfoque para abordar la propia confusión y duda. El poder haber ido desarrollando estas habilidades es algo que me emociona profundamente. Probablemente porque me habla de que todas/os podemos adquirir estas herramientas y que teniéndolas puedo enseñarlas en este espacio.
¡Gracias por todo!

Lo que no salio tan bien

En general las mismas cosas que me generaron profunda alegría son cosas que siento que deben mejorar mucho. Hay varios arreglos que debo realizar en casi todas las áreas. En los cursos, en el blog, en las clases, todo necesita ajustes y mejoras que estoy aprendiendo -un poco lento- a implementar. Saber que mis errores son mis guías ha sido un gran tema durante este año. Que debo reconocerlos para poder mejorar y avanzar.
Debo desarrollar la paciencia y el ser más minuciosa, preocuparme de los detalles
Así es que todo lo que no he podido hacer bien este año, es lo que tengo por hacer para el periodo que viene. Eso me hace feliz.

Lo que tengo que mejorar

Quizás la cosa más importante que descubrí este año, es que lo que más quiero es disciplina. He experimentado periodos cortos de mi vida en los que he podido sentir sus beneficios. Tengo toda la seguridad que lo más importante, lo que me sostiene, lo que internamente me hace más feliz, nace en el espacio donde cumplo las promesas que me hago a mi misma. Es mi autodominio y mi capacidad de comprometerme conmigo misma. Se que si eso está, todo lo demás se irá cuadrando, como lo ha hecho lentamente en el ultimo tiempo.
Desde ahí sé que podré cumplir mejor a mis alumnos.
Tener mayor claridad de lo que es realmente importante ofrecer.
Cuanto trabajo requiere.
Cómo mejorar el trabajo con otros para no aislarme demasiado y poder llegar bien a más personas.
Con ésto la revisión queda lista y dispuesta.
Gracias por compartir este espacio conmigo y la felicidad que me produce poder dar mi pequeño grano de arena.

Descarga aquí la plantilla de la revisión del año.

…………………………….

Te gustó esta entrada, compártela en tus redes sociales y cuéntame tus ideas en los comentarios, me encantaría saber de tí.

Entre las cosas interesantes de este espacio puede que te interesen las 108 migas de pan, si lo tuyo es tener conocimiento prácticos semanales para aplicar de manera rápida y simple.
Si por otra parte te gustaría seguir un proceso de profundización más potente, te recomiendo el Programa de Felicidad Conciente. Un proceso de 30 días que cambiará completamente tu concepto de desarrollo personal.
El tiempo, la relajación y la expansión de nuestro entendimiento

El tiempo, la relajación y la expansión de nuestro entendimiento

Estoy tratando de identificar cuando fue que me di cuenta que los descubrimientos más grandes de mi vida no han pasado por mi. Hace poco estaba hablando con un par de personas sobre este tema. En conversaciones con alumnos, familia y amigos, ha emergido el tema de qué pasa cuando tratamos de forzar procesos, de querer acelerar cosas que en verdad no es posible acelerar.
no puedes forzar a una flor a abrirse
Nuestra mente muchas veces va más rápido de lo que nuestra madurez emocional, vital, consciente puede sostener. Una y otra vez veo este mismo tema desde distintas aristas. Hace un par de días vi finalmente la magistral película de Cristopher Nolan, Interestelar (si no la haz visto, te la recomiendo muchísimo). A este director le encanta jugar y reflexionar con las leyes del tiempo y el espacio, ponerlas en tensión, llevarlas un poquito más lejos. Para muchas personas puede parecer un ejercicio intelectual sin mucha conexión con su realidad cotidiana, pero si vamos un poco más profundo, es posible comprender que en realidad sí hay muchas formas en lo que esto incide en nuestra vida, especialmente en el territorio de la consciencia y cómo ésta da vueltas una y otra vez sobre las experiencias que hemos vivido para darles una nueva comprensión, una nueva dimensión.
Uno de los conceptos que más cuenta entender es que el tiempo es una dimensión, como lo es el espacio.
Recuerdo cuando me explicaron esta idea hace muchos años estando en la universidad.
Tienes un punto. Y esa es la primera dimensión.
Luego, está el plano, que es la segunda.
Luego tienes el volumen que es la tercera.
La cuarta es el tiempo, la quinta, quien sabe.
Hay una tira cómica fantástica que se llama Calvin y Hobbes. Como claramente soy un poco nerd, muchas veces me pasaba en la fiestas sentada en una esquina leyendo y riendo a carcajadas de las historias de calvin y su tigre de peluche que cobraba vida cuando nadie lo veía.
En una de ellas, Calvin esta jugando a que es de dos dimensiones. Como es plano en su mente y siempre piensa en hacer travesuras, mientras planeaba alguna manera de alarmar a los papas, caminaba por la sala poniéndose de lado, esperando que nadie lo viera, porque -lógicamente- cuando se es de dos dimensiones nadie te ve, eres como una hoja.
ch870531
Me parece que esa explicación de las dimensiones no puede ser mejor.
En fin.
Cuando pensamos en la manera en la que aprendemos, en la que una idea largamente anidada puede o no asentarse en nuestra consciencia, pienso en este sentido dimensional del tiempo.
Recuerdo desde muy pequeña tener ideas sobre las cosas que eran como bidimensionales, sin volumen, sin cuerpo, sin profundidad. Años después todas esas ideas revisitadas por la experiencia que he tenido, se han vuelto infinitamente más ricas y profundas. Cuando chica quería desesperadamente integrar estas ideas, forzarlas dentro de mi, presionarlas en mi interior, sin ningún tipo de éxito.
Entonces vino el tiempo, esta dimension que de la profundidad, llega al espacio de la integración. Puedo integrar finalmente ciertas cosas.
Los conocimientos un día, sin ninguna explicación, como en la maduración de una flor, de pronto, se abren, aparecen y una dice, “ahora entiendo”.

Los elementos que ayudan

Las comprensiones más profundas sobre cualquier cosa se dan en un espacio de relajación. ¿Por que? bueno piénsalo un momento, la relajación en términos físicos es distensión, es soltura, espacio, permeabilidad incluso. Cuando estamos tensos físicamente endurecemos nuestra musculatura haciendo mucho más difícil que cualquier cosa pueda entrar en nosotros. Si intentas presionar a una persona que está tensa, convencerla, mostrarle algo, enseñarle, es mucho más difícil que si está relajada. Tanto a nivel mental como físico, la metáfora de la apertura o de la permeabilidad funcionan con la misma eficacia.

Las comprensiones que nada tienen que ver con lo que podemos ver por nuestra cuenta significan que una asociacion mucho más lejana se haga plausible. Si bajo presion intentamos hacer asociaciones creativas más complejas se hace mucho más difícil que si lo hacemos estando relajados.
Esto es lo que ha determinado en gran medida ciertos estudios sobre las mejores prácticas de aprendizaje.
Se sabe que para aprender es necesario que se produzcan conexiones entre el mundo o conocimiento que ya tenemos, con aquello que es nuevo. No es posible que una persona entienda algo que no puede relacionar en ningún sentido con lo que conoce. He ahí la importancia de las parábolas. Esa es la razón por la que antiguamente se enseñaba a través de historias cotidianas.
El mito tenía la misma función: una historia que acercara una realidad mítica, trascendente y muy alejada aparentemente de lo cotidiano, para traerlo al territorio de lo conocido, de lo que pudieramos entender.
Se sabe que es muchísimo más efectivo estudiar en pequeñas cantidades (20-45 minutos) al día por varios días, que hacer tiros largos de estudio intenso.
Que idealmente estudiar antes de dormir permitirá que tu cerebro asiente las conexiónes de lo aprendido de manera mucho más duradera que en la vigilia.
Todo esto, comprobando que cualquier tipo de aprendizaje es más efectivo cuando estamos relajadas/os, disfrutando incluso, de una buena historia, de una concentración corta, pero intensa o en el espacio libre de la asociación simbólica y azarosa de los sueños.
Pensemos ahora en lo siguiente: ¿Qué cosas nos relajan de manera más efectiva?
¿Qué cosas nos estresan de manera más efectiva?
¿Qué efecto tiene eso sobre nuestro proceso de aprendizaje y en un sentido más profundo, qué efecto tiene sobre nuestra comprensión de la realidad?
En un estado de constante estrés, depresión, ansiedad ¿cuánto podemos comprender? ¿cuántas posibilidades tiene la flor de abrirse? Cuando el tiempo no sea un devorador de mundos sino simplemente una especie de espacio al que puedes acceder para hacer que una idea crezca y germine.
¿Cómo no va a ser que nos sintamos así, que estemos tan llenos de guerra, dolor e incomunicación?

Una de tantas hermosas soluciones

Si te digo que en general las emociones positivas tienen un efecto no solo relajante sino inmensamente expansivo a nivel perceptivo, de pronto puede que te parezca lo mas lógico del mundo.
Sí, las emociones positivas, el sentirnos bien, el estar relajados, el gozar, no solo genera todo tipo de cosas sanas para nuestro cuerpo y mente, sino que permite que la conciencia se expanda, que comprendamos de manera distinta las cosas, aparezca una conciencia diferente en nosotros y de pronto la vida sea algo muy diferente a este territorio hostil al que tantas personas se han acostumbrado hasta pensar que es normal.
Lo complicado está en tratar de forzar estados positivos. ¿podemos forzarlos?
No. Forzarlos no, definitivamente no. Pero sí podemos facilitarlos, podemos permitirlos.
Por mucho tiempo se ha pensado que la solución esta en tomar una actitud periferica de positividad. Negar lo que nos duele, andar con cara de risa todo el día, “pensar positivo”, etc. Y bueno el resultado de eso es simplemente más tensión. Porque en todo lo que hagamos que no venga de un lugar genuino interior, suele aparecer la resistencia, la tensión, la infelicidad.
¿Cómo se ve una persona feliz? ¿Tienes una imagen?
¿Cómo se ven las personas que ríen y sufren por dentro? ¿Tienes una imagen?
Veo las dos y una me hace sonreír, la otra me hace doler el estómago.

 

El efecto de la resistencia

¿Te has fijado alguna vez en tus estados de resistencia? Un estado de resistencia es cuando alguna situación se esta dando en tu entorno o en ti a nivel interno y tu te diferencias de ella, no te dejas ir.
Si hacemos el esfuerzo, podemos entender por qué la resistencia es un valor. Cuando hemos vivido experiencias profundamente dolorosas, o de injusticia, o de violencia, etc. Existe una clara convicción a resistirse. Y resistirse en estos contextos parece lo más loable. El único problema es que la resistencia tiene una particularidad confrontacional que es bastante limitante y de gran impacto al que la ejerce. Es como esta idea de lanzar una brasa caliente a tu enemigo. El primero que se quema eres tu.
La resistencia implica que de alguna manera, aunque tengas una buena razón, no te puedes relajar. No puede acceder al siguiente nivel. Estas tratando de forzar algo que no puede ser forzado. En eso te puedes pasar la vida entera. Todos tenemos la opción. Siempre esta opción existe.
Solo te digo y me digo también a mi misma: La comprensión está, pero jamás entrará en mi si me resisto, si no me relajo, si no me abro a una posibilidad que no puedo ver en este momento del tiempo.
Ya. Pero esto lo hemos escuchad muchas veces, ¿no? “Déjate ir, relájate, fluye, bla bla bla” Cuando las cosas están realmente difíciles, cuando hay mucho dolor por ejemplo, pedir ésto es extremadamente duro. Que no se malinterprete, no se trata de que estemos dispuestos a aceptar cualquier brutalidad para poder acceder al descanso. No es abandonar un principio, es verlo desde un angulo que no hemos creído posible o que no sabemos que existe.
Hace poco vi un video en el que un coach japonés colombiano hablaba sobre el verdadero significado de la palabra karate. Era algo así como la acción de la mano abierta. El cinturón negro de karate en teoría, es aquel que tiene un completo autodominio de sí mismo, que si es insultado mil veces no va a reaccionar por que le resbalan los ataques (como el señor Miyagi de Karate kid 😉 )
En artes marciales existen varios principios que apelan al problema de la resistencia.
Digamos que en una pelea simplemente resistes, combates las embestidas resistiéndote. Eres como un poste, recibiendo golpes, sosteniendo una postura sin ceder, sin avanzar.
Luego piensa en que en vez de resistirte ocupas el flujo en despliegue y permites que la misma energía del ataque, se haga cargo del atacante, que es en gran medida el principio detrás del Aikido.
0af0884177e1b1e8eeaef9ff412f30fd
Es hermoso. Es casi emocionante.
En la Medicina China hay una profunda comprensión de que las cosas que se estancan enferman. Casi todas las herramientas de salud y bienestar que se basan en dicha filosofía oriental parten de la base de que hay que facilitar ciertos flujos para que de esa manera no haya enfermedad o problemas.
La resistencia es en sí una manera de estancamiento que puede ser útil de manera momentánea, pero definitivamente no de manera prolongada.
Si se sobreextiende lleva a la rigidez y la rigidez lleva a la limitación. Y la limitación lleva al encadenamiento.

Facilitar las emociones positivas

Si logras observar tu resistencia habrás avanzado en un 80% del camino o más. Imagina que  a esto, en la relajación, alimentas con un poco de estímulos que te hagan sentir mejor de como estas, que te conecten con la posibildad de algo hermoso, verdadero, inspirador.

Sonja Lyubomirsky lleva investigando el impácto de las emociones positivas como agentes de expansión de nuestra consciencia desde la perspectiva del estudio academico en psicologia. Ha realizado decenas de estudios sobre su influencia en los procesos congnitivos y de percepción, llegando a conclusiones tan espectaculares como aquella que establece que en presencia de ciertas  emociones como

  • La gratitud
  • La conexión con la naturaleza,
  • El dar,
  • etc.
Nuestra percepción física se abre, nuestros canales neuronales se estimulan y literalmente nuestra capacidad de incluir y captar nuevas posibilidades se incrementa, haciendo que nuestro mundo se amplíe.
Esto sugiere que para todo tipo de transformación profunda de nuestra percepción de mundo es necesario que cultivemos las emociones positivas, hacia nosotros mismos y hacia el mundo.
Pero ¿cómo hacerlo sin forzar?
De nuevo, no se trata de sentirnos pésimo y estar con una sonrisa de oreja a oreja totalmente falsa con cara de loca/o desatada/o. La falsedad es profundamente dañina y alterante. Se trata de buscar relajarte en esa sensación de sentirte mal, de abrir, de relajarse en lo que es. De no resistirte, observando tu resistencia y definitivamente cultivando practicas que te faciliten la relajación, y en última instancia el hábito de otras emociones más positivas.
¿Cual es tu impresión de todo esto? Me encantaría escuchar tu opinión en los comentarios.
—–
Si te gustó esta entrada, compártela para ayudarme a difundir el blog.
Entre las cosas interesantes de este espacio puede que te interesen las 108 migas de pan, si lo tuyo es tener conocimiento prácticos semanales para aplicar de manera rápida y simple.
Si por otra parte te gustaría seguir un proceso de profundización más potente, te recomiendo el Programa de Felicidad Conciente. Un proceso de 30 días que cambiará completamente tu concepto de desarrollo personal.
La preguntas: hacer que la realización nazca de adentro

La preguntas: hacer que la realización nazca de adentro

No se si he hablado de las preguntas.
La verdad es que no lo recuerdo. Pero como cada día se hace más evidente que las preguntas son la mejor manera de generar reflexión, he asumido que ya es hora de darles un espacio importante, porque seamos conscientes o no, las preguntas son como anzuelos a nuestra atención y si logramos hacer las adecuadas, pueden revelarnos todo tipo de cosas sorprendentes que nuestro radar haría pasar de alto.
Te ha pasado alguna vez que alguien te hace una pregunta y tu dices “nunca lo había pensado así”, o, “si lo pones así, entonces claro”. Recuerdo una vez hace varios años que estaba en un auto camino a una fiesta con un grupo de amigos. Íbamos, como no era raro en esa época, más personas de las que estaban pensadas para el auto, por lo que yo iba sentada sobre alguien con el que estaba discutiendo sobre música clásica, específicamente de barroco . Mi favorito siempre fue Bach, pero en ese minuto no se que fue exactamente lo que me dijo mi amigo sobre la música, y las teclas del piano, y la resonancia, que literalmente pude sentir como algo se abrió en mi cabeza. Lo sentí físicamente. Como cuando una se trona los dedos y algo se suelta, pero esta vez en mi cerebro. Y como me di cuenta (darse cuenta es fundamental para que se aprecie), me sentí feliz de que algo se hubiera abierto en mi gracias a lo que me dijo mi amigo (gracias Hugo).
Ahora.
Lo cierto es que no recuerdo ni remotamente que fue exactamente lo que me dijo -lo cual en definitiva no es tan importante-, pero si puedo recordar la sensación de que yo estuviera contemplando una posibilidad, una realidad, una dimensión que hasta ese minuto no había existido para mi.
Las preguntas hacen eso.
Lo hacen de una manera infinitamente más directa y simple. No por nada era el instrumento de reflexión y pedagogía favorito de Sócrates.

Pasar la pelota al otro lado de la cancha

Hace muy poco me encontré con un artículo en el cual una mujer comentaba los nuevos ejes educativos basados en los Proyectos Escolares.
Contaba como en el intento de concientizar sobre el tema de los eventos sociales cataclísmicos, como genocidios, dictaduras o estados de represión, que requerían una reflexión intensa y profunda,  hasta ese entonces siempre había tenido que optar por hacerles leer uno o dos libros icónicos sobre el tema.
Estos libros, que generalmente constituían un esfuerzo magno por parte de los alumnos, implicaban que en uno u otro momento siempre apareciera un alumno que pusiera la pregunta “¿por qué tenemos que leer este libro?”. Ante lo cual la profesora salía con una respuesta estándar, estilo “para que estos hechos no se vuelvan a repetir”.
Los alumnos pasivamente entendían el concepto de dicha importancia y la discusión quedaba hasta ahí. (Este dilema de querer hacer conciencia a las nuevas generaciones sobre eventos de horror pasados ha sido abordado de manera interesante en películas como la Ola).
Pero como siempre que queremos transmitir una idea desde afuera, existe una especie de frustración al observar que las grandes reflexiones que nos cambian la vida, no pueden ser impuestas. Deben nacer desde el interior, deben surgir de las personas como realizaciones propias.
En el artículo la profesora quería constatar el impacto que había empezado a producir la implementación de los proyectos escolares como método para la realización propia. Sin ya pedir la lectura obligada de los clásicos libros, la profesora simplemente, comenzó a hacer algo distinto:
“Cuando llego abril, cada estudiante de séptimo grado leyó una o más de las novelas de nuestra selección sobre adolescentes en el holocausto o en circunstancias históricas similares, y entonces se les pedía que consideraran las siguientes preguntas:
 
-Porque recordamos eventos cataclísmicos?
De qué manera recordamos instancias de violencia masiva?
Por qué estas historias deben ser contadas?
 
 
Lo sabía desde hace tiempo pero lo había olvidado, que lanzar preguntas en vez de respuestas a las personas jóvenes les haría pensar con intensidad. Estaba contenta de ver que darles opciones y libertad hacía que ellos comenzaran a hacer sus propias conexiones. Paré de tratar de enchufarles más información y comencé a regresarles sus propias preguntas. Cuando alguien me preguntaba si eso que estaban leyendo había pasado en otras partes, les pasaba otro libro o los dirigía a un sitio web, sin decirles nada más. Las preguntas llevaron a otras preguntas, lo que llevó a investigación, que llevo a más preguntas y más lectura y más aprendizaje”.
 proyecto de memoriales 1proyecto de memoriales
Eventualmente la profesora los instó a crear sus propios monumentos memoriales. Pequeñas maquetas que ilustráran un momento, un hecho o una idea. Así aparecieron distintas propuestas que representaban todo tipo de temáticas de discriminación y reflexión social, un trato artístico y simbólico del tema y finalmente la materialización y conexión con los temas a un nivel mucho más profundo.
La historia terminaba con una selección de una o dos de las maquetas para la realización en tamaño natural del proyecto. La profesora y más importante, los alumnos estaban profundamente tocados por la travesía de entender y querer honrar. La realización había surgido desde adentro.
 No le puedo enseñarnada a nadie.Solo puedo hacerlospensar.-Socrates
Esto es lo que hacen las preguntas.
Trasladan la pelota al otro lado de la cancha. Incitan el movimiento. Ponen luz sobre algo que no necesariamente estaba siendo visto, e incluso sentido.

Las preguntas y la claridad

Cuando nos preguntan directamente sobre un tema que no hemos sido capaces de ver o del cual nos hemos olvidado, de pronto se produce una claridad. Las preguntas dirigen de manera enfocada nuestra atención hacia un cierto punto y si son hechas de la manera adecuada pueden efectivamente develarnos la verdad. Pero tienen que ser las correctas. Tienen que tener la capacidad de apuntar hacia donde realmente vamos. He ahí que sea todo un arte aprender a como hacer preguntas que nos revelen la verdad.
Eso es lo que hace a un buen entrevistador.
Hay una película que ilustra muy bien este punto.
Se trata de El desafío: Foster contra Nixon.
Para aquel que le guste observar el curioso moverse del destino, el absurdo y misterioso modo en que las cosas se revelan y a manos de quién, les recomiendo esta película. En ella, se observa a un periodista de espectáculos queriendo desenmascarar al escurridizo de Nixon. Un poético clásico: El bufón que desenmascara al rey embustero.
Y ¿cómo? sabiendo, en el momento adecuado que es lo que debe preguntar.
Eso, como cada cosa significativa, requiere presencia. Estar presente, estar atento, estar consciente.
Entre las prácticas budistas existe una que se conoce como meditación contemplativa. No se enseña de inmediato, requiere de un práctica anterior que te permita poder sostener la atención en el tiempo y consta de lo siguiente:
Se te entrega una frase. Y esta frase debes sostenerla en la conciencia. Cada vez que la frase se vaya, simplemente la vuelves a instalar.
Digo simplemente porque la acción es simple, pero en sí no es sencilla.
De esta práctica se deriva la sabiduría de todo en todo. Porque cuando sostenemos nuestra mirada sobre algo durante el tiempo suficiente, sin distraernos, sin ausentarnos, entonces la cosa empieza a vaciarse.
Me acuerdo de ese juego que teníamos cuando niños. Repetíamos una palabra y de pronto, llegaba un momento en que perdía la conexión con su significado, se producía un extrañamiento y la palabra, quedaba por unos instante como vacía.
La pregunta es como la puntería y nuestra atención es la flecha.
Con esa capacidad puedes traer, esa experiencia de realizar, de darte cuenta.

Los sueños

Existen tres maneras generales de reaccionar a la presión y al estrés.
Una es reaccionar con actividad obsesiva hasta que el problema se resuelve.
Otra es reaccionar con molestia, ira o irritabilidad hasta que el problema se resuelve.
La tercera es reaccionar con evasión, distrayéndose, ausentándose.
Yo pertenezco al último grupo. Cada vez que las cosas se ponen color de hormiga, mi tendencia es a irme tan adentro que pierdo la sensación de conexión, me pongo distraída, se me olvidan las cosas, llego tarde, etc.
Los sueños siempre fueron una manera de irme lejos, de ausentarme, pero como en cada caso y en todos, los sueños son una manifestación de una intención de la voluntad. Por más lejos que los pongamos de nuestra realidad, ellos representan un ancla de lo que íntimamente proyectamos para nuestra vida.
Si unimos las preguntas con los sueños, cosas curiosas suceden.
Y si unimos la conciencia, las preguntas y los sueños, cosas aún más curiosas suceden.
Y todas estas cosas que suceden están asociadas con la capacidad de revelarnos una ruta hacia el ser, como la contemplación. Los deseos son espejos de un anhelo más profundo de reconocer, hasta lo más sutil de los sutil, la verdadera naturaleza de lo que somos. Y si ese proceso se realiza con verdad, te llevan si o si al quiebre con el mundo de los espejos.
Por que sí: los deseos son como migas en un camino que no existe.
Nada te falta. Nada te sobra.
Pero esa verdad debe ser percibida más allá de las imágenes.
Hasta entonces están las migas de pan y la sabiduría que emana de despejar las ilusiones.
Por eso hoy, quiero entregarte esta guía. Es parte de la Ruta de lo sueños.
Si en algo te interesa esto,
la acción de este artículo tiene que ver con responder la lista de preguntas que vienen en la guía. Después de ellas, vendrán unos tres o cuantro correos que son antesala del curso.
Sí, hay un curso al final. Podrás participar o no, pero hasta llegar a él, aprovecha estos recursos porque en ellos va esta intención de preguntar para aclarar y así aprender realizando sueños.
Una pregunta para que respondas en los comentarios: ¿Tienes alguna experiencia con una pregunta que te haya cambiado la percepción de las cosas? ¿Cuál fue?
**Referencia:
Artículo en inglés mencionado: http://www.bie.org/blog/literature_deep_inquiry_makerspace_memorial_projects_for_the_holocaust_othe
Ser intencional, tener tiempo, abrir el misterio

Ser intencional, tener tiempo, abrir el misterio

¿Qué significa ser intencional en nuestra vida y por qué puede ser realmente beneficioso? Si estas en un momento de la vida en el que sientes que no tienes idea de lo que estas haciendo y por qué estás donde estas, esta entrada te puede ayudar.

Estaba leyendo este correo de Michael Hyatt, uno de los referentes en el mundo estadounidense en el área de productividad.

La reflexión tenía que ver con la importancia de ser “intencional” en el modo de vivir la vida y desarrollar tu carrera. Hablaba de que para hacer de nuestro trabajo una experiencia plena era necesario tener tres elementos: Primero, pasión por lo que haces, que te guste, que te apasione. Segundo, ser bueno en ello. No basta con que algo te guste, tienes que entregar algo de valor, dar un aporte. Y tercero que alguien esté dispuesto a pagarte por lo que te gusta. La intersección de estas tres cosas define lo que sería una actividad o trabajo satisfactorio y pleno.

satisfacción

Y contó esta historia, una mujer, una doctora se le acercó tras una de sus conferencias para decirle que ella nunca había sido “intencional” respecto de su carrera. De hecho pensaba que se había dedicado a ser doctora porque su padre lo había sido y sentía que no había tenido otra opción. Trabajaba para una clinica privada en la que no tenía tiempo de ver a los pacientes y se sentía totalmente abrumada, como si fuera una pieza dentro de una maquinaria sin sentido. A pesar de que ganaba muchísimo dinero, se sentía completamente miserable. Mientras contaba su historia, la mujer rompió a llorar.

Más adelante, en el mismo artículo, Hyatt contaba la historia de otra mujer con una situación muy similar. Después de mucho tiempo ejerciendo como médico en una clínica corporativa, cansada de trabajar muchas horas, de no tener tiempo para ver  a sus pacientes de manera más personalizada decidió renunciar. Después de un tiempo se reencontró con su profesión, abrió una consulta privada y se dió todo el tiempo del mundo para atender a sus pacientes como siempre le hubiera gustado hacerlo.

Cuando leí la primera historia pensé. Esta mujer necesita renunciar y descubrir qué es lo que realmente quiere. Tiene que darse el tiempo. Y luego me dije, pero no todo el mundo se puede dar ese lujo. No todo el mundo puede llegar y renunciar y pensar y darse vueltas y descubrir en una epifanía su destino. De hecho, la mayoría de la gente corre desesperadamente de un lado a otro sin poder darse el lujo de cuestionar lo que se siente obligado a hacer. Para estas personas pareciera no haber tiempo, no haber espacio.

Cómo ser intencional puede abrir el tiempo

Hace un tiempo atrás cuando estaba haciendo la publicidad para el curso de meditación hice una pregunta a todos las lectoras y lectores acerca de qué harían si tuvieran más tiempo.

Aun me conmueve la cantidad de respuestas que hubo. La enormidad de personas que escribieron expresando la sensación de no tener tiempo de sentirse completamente abrumados era inmensa. La cantidad de personas queriendo tener más tiempo para su gente también. Desde entonces me empecé a preguntar cómo, como se puede hacer esto, como se le puede crear tiempo a las personas para que puedan realmente cambiar esa sensación interna. Yo se que la meditación es crucial. Lo creí entonces, y lo creo ahora y en realidad me parece que siempre lo creeré. Pero la meditación no es para todo el mundo y muchas veces no es para todas las etapas en la vida de las personas. A veces lo que necesitamos es algo más cercano a la locura en la que vivimos, para así ir creando un caminito, una ruta que nos lleve al silencio y a la paz y al tiempo y al sentido.

Así que me seguí dando vueltas en esto.

Cuando leí el articulo entonces algo me resonó. Esta idea de la intención con la que hacemos las cosas es como lazar una flecha con una cuerda atada a ella. La cuerda permite que cada vez que avanzas te acercas más al objetivo donde la flecha fue clavada. Significa que tienes una ruta, un plan un objetivo que puede servir de brújula para cuando quieres obtener algo. No digo una casa, no digo un auto, ni un viaje a la luna, ni un paseo en yate, ni el premio a la mejor bailarina, ni el nobel, ni nada estrafalario y lejano. Digo por ejemplo, tener más tiempo. Sí. Ser intencional respecto de tener más tiempo. Trazar un plan para tener más tiempo. Hacer una ruta. Crear el camino que te ate inevitablemente a horas de libertad para estar con tu gente, para dormir, para leer, para ir al cerro, para quedarte echada con la panza al sol. Más tiempo.

Pero ¿cómo se hace esto?

Ser intencional significa hacer un esfuerzo para dejar de reaccionar y empezar a decidir, proactivamente lo que quieres hacer de ante mano. Cómo puedes conseguirlo, como puedes crear esa realidad.

Primero creo que tienes que saber que es como construir una casa y que necesitas ese objetivo. Lo ideal hubiera sido que alguien nos hubiera enseñado de chicos a hacer pequeños esfuerzos que resulten en algo concreto. Que alguien nos hubiera enseñado a ser estables en nuestra intención. Mientras más estable, mientras más intensa esa intención, más posible se hace que podamos alcanzar lo que sea que queramos.

Por ahora quiero soñar con que es posible que una gran cantidad de las personas que realmente lo desean puedan tener más tiempo. Se creen un plan, generen la ruta y no sigan viviendo como que alguien, la vida, el mundo, le está robando este bien tan extraordinariamente preciado que es el tiempo.

La imagen del velero

Ahora bien. Todas estas ideas de la ser “intencional” creo que son muy importantes. Creo que son la brújula para no perderse y no terminar en cualquier parte. Pero siempre tiene que haber un poco de magia y misterio en el camino. Tampoco se trata de volvernos unos freaks del control, obsesionados con el más mínimo detalle para que nada se nos escape. Al igual como uno lo hace en un velero, tienes que sostener el timón con la noción consciente de donde vas, pero con la claridad de que estas en un barco a merced del mar. Para que el viaje sea suave y lleno de fluidez, es necesario que observemos a donde y como esta el viento y el agua que nos empuja y nos sostiene.

El ser intencional desde esta perspectiva implica que sabes donde quieres ir, pero que tienes que estar atenta/o al camino. Que debes ser capaz de adaptarte. O que si te es muy difícil identificar lo que quieres, que tienes un nivel atención de donde estás y saber si quieres o no estar ahí.

A veces es difícil, lo sé. A veces y en realidad en muchas ocasiones lo que queremos es olvidarnos porque parece muy difícil mantener el timón en curso. Pero si en verdad estas insatisfecha/o lo mínimo es que puedas sopesar hasta que nivel esto es así, para mantener el fuego andando. Al menos hasta que puedas estar bien donde sea y como sea.

La búsqueda y la intencionalidad no es más que un acuerdo con nosotros mismos para evidenciar en el tiempo que estamos comprometidos con nuestra felicidad. Y eso, eso es lo que vale oro. Eso es lo que construye el camino del misterio.

Los ritos son eso, los hábitos, el feedback positivo, los actos y palabras son eso. Gestos en el que se ve reflejada nuestra verdadera intención, para la conciencia, y para el misterio. Este misterio es el que te va a sostener y que va abrir el tiempo cuando tu sientas que no hay más espacio.

La importancia del sentido en el ser intencional

Algunas veces sin embargo, el misterio aparece y no nos damos cuenta. Esto tiene que ver con que si somos capaces o no de percibir y disfrutar lo que aparece. No es que tengamos un problema es solo que hemos llegado a un momento en que quizás estamos tan abrumados con lo urgente que no nos damos cuenta de los detalles, de lo suave, de lo sutil que se mueve a nuestro alrededor. El tiempo no es un valor por si mismo. Esta al servicio del sentido que le demos, del enfoque que tengamos, de dónde esté nuestra atención. Y esto es clave. Sea como sea, tienes que tener un momento del día en el que puedas darte cuenta. Idealmente dos. Antes de empezar el día y antes de terminarlo. Si eres capaz de controlar lo que sucede en los pocos momentos antes de entrar y salir de la conciencia, entonces todo lo que pasa durante la noche será como regar el árbol del cambio.

Son un sin número la cantidad de ejemplos donde se ha comprobado la fuerza de lo que sucede cuando comienzas el día y cuando lo terminas. Si tu día comienza mal, abrumado, urgente, corriendo, es mucho más difícil poder cambiarlo. No es que sea imposible, solo más difícil. Y creo que las cosas ya tienen su desafío suficiente para ponerle además otro bloque encima. Una pequeña rutina, en la que le demos prioridad a lo que realmente nos importa puede hacer una diferencia tan inmensa que no te lo puedes imaginar. A mi me toca convencerte a que lo pruebes y te convenzas por ti misma/o de que variaciones tan pequeñas pueden significar el cambio del sentido. Desde ahí se despliega todo lo demás. Y de nuevo el misterio.

Si te interesa probar como nos va con esto, vamos a hacer un experimento.

Probemos que puedes volverte intencional respecto de tu felicidad. Y más concretamente del uso de tu tiempo. Hice un pequeño material para ayudarte a pensar y crear ese espacio. Es un plan. Un plan maestro para repetir cada día y que puedas empezar a generar el tiempo que quieres para ti. Como todo plan maestro, debe ser tan sencillo que un niño lo pueda seguir. Si un niño lo puede seguir entonces tu también. Y como todo plan maestro implique que tiene resultados concretos. Simples y concretos.

Para descargar el Plan haz click aquí.

Por favor cuéntame que piensas de esto. ¿Tienes alguna idea de como hacerlo mejor?, sobre ¿qué puede abrir más y más la ventana para cambiar las rutinas y que la vida sea más holgada y con aire? ¿Qué has descubierto tu?

Caleidoscopio de Sueños

Caleidoscopio de Sueños

Esta sensación es como la de azul profundo. Te has sumergido tan dentro del mar, donde todas las criaturas son curiosas y diferentes que de pronto al mirar hacia arriba, allá donde el agua es atravesada por las luces de sol, todo parece lejano y un tanto difícil. Después de un poco más de un mes de desaparición, cuando partí a USA al World Domination Summit  (WDS) y luego 3 semanas después a India, al corazón de mi espiritualidad, estoy aquí, tratando de volver a la superficie para extraer un coral, alguna perla que a pleno día siga brillando como lo hace en la profundidad.

pedacito de sueñohecho realidad

“Nadie puede obligar a una flor a abrirse” – Amma

Estos viajes fueron tan intensos que aún me siento ondeando, como si fuera una bandera tibetana en el viento, en el tope de una montaña muy alta y solitaria. Como ir realmente de un extremo a otro. He pensado mil veces en qué decir, que contar y extraer de todo esto para subirlo al blog y me ha costado mares, océanos dilucidar qué decir, que sacar como conclusión.

Como aún no puedo decir nada claro, estoy asumiendo que lo que me queda es simplemente contar algunos hitos de estas experiencias. El descubrimiento quizás más importante, tiene que ver con ese viaje a lo profundo y como muchas veces salir a la superficie, sacar cosas en limpio puede ser un proceso más largo de lo que esperamos. A pesar que todo el mundo (incluida yo) quiera resultados inmediatos, las cosas toman su tiempo: la semilla germina cuando tiene que germinar. No antes, no después.

Caleidoscopio de sueños hechos realidad

¿De dónde salió el World Domination Summit?, ¿qué fui a hacer a Estados Unidos? Me acuerdo estar escribiendo en mi pizarra blanca, “simplemente estar allí”. En ese minuto, que fue hace solo un mes, me sentía como si estuviera en el espacio flotando, sin hilos ni conducciones. Con muchos proyectos encima y totalmente estresada. Solo sabía que debía estar ahí. El WDS fue una de las metas que me puse en algún momento, uno de los sueños que tuve y que se realizaron para mi calmada y anonadada sorpresa. Lo pensé originalmente porque me hacía sentir que sería una experiencia de encuentro con creativos, la posibilidad de compartir con personas que estuvieran pasando por un proceso similar al mío. La realidad fue muy diferente de lo que esperaba por millones de razones.

El viaje al WDS fue un impacto por la belleza casi onírica de Portland, el vacío existencial que sentí en cada cosa, el rio que abría la amplitud de los bosques, la impresionante similitud con la tierra de Nunca Jamás, los ojos de Zack y sus tatuajes de Batman, la sensación de estar en un país de prisioneros, la enorme cantidad de personas “homeless“ y gritando en la calle. El acuerdo tácito en los parques entre la gente ”normal” y la gente de la calle para que los primeros alimenten a los segundos con sus sobras. Los barrios peligrosos de San Francisco, la comunidad inmigrante y los mundos que viven paralelos y que a pesar de ocupar el mismo espacio parecen no tocarse ni mirarse jamás. Mi amigo Pancho de la universidad y su lindísima esposa Liz, que me convido pomelo fantástico sideral. Los buses y el parque universitario. Pie grande en mi refrigerador, y el diseño mágico de las imágenes y los mapas. Las maravillosas bibliotecas (de lo mejor-mejor-mejor), los starbucks que esencialmente eran mi wifi. El ambicioso vacío absoluto de Los Angeles y el exceso abrumante de opciones para lo que sea. Ruhi, el Golden Gate y Alcantraz. Historias, comida iraní, café, auto y vestidos con Ruhi: la mejor del mundo (otro sueño cumplido). Una librería llamada manzana y los sapos de china donde Kayne west vendía unas sobre-apreciadas-aburridas-camisetas-naranjas por las que personas jóvenes hacían filas por manzanas y manzanas y quizás pagaban una absurda fortuna. Una carretera para pensar, entender y elaborar sobre la cultura estadounidense camino a Seattle con una ex trabajadora de Microsoft y su novio que viajarían en nada a Machu pichu y que hoy por hoy se dedicaban a enseñarle a la gente a vivir. El tren Starlight que corre por la costa oeste y un niño de 18 años a punto de entrar a servicio militar estadounidense para quizás ser destinado a uno de esos lugares donde la muerte y la locura de la guerra son realidad cotidiana. La conversación con él sobre el pentágono, su padre y conspiración junto a un estudiante de poesía francesa de Princeton y una mujer de los pantanos de la zona sur de Estados Unidos mientras mi compañera de asiento iba de camino a cuidar a su padre que se había perdido, pensando que era lo mínimo que podía hacer. Escribir en un tren, mi trabajo y los pedazos de personalidad que siempre obstaculizan (sueño cumplido).  Las bancas de madera alta en la estación y la escena de La boda de mi mejor amigo entre Cameron Diaz y Julia Roberts. La casa de Magnolia, la mano roja que quebré sin querer, la zona industrial y la torre de millonarios en Los Angeles. Joan Baez en el monstruoso teatro de metal de Disney: Joya de arquitectura, coraza sin corazón de la ciudad, la vida y las calles eternamente vacías de toda América (como se llama al país sin nombre).

Este pedacito de USA y lo que todo eso hizo en mi…

El WDS quedó enterrado en el impacto de todo lo demás. Cuando entré en la biblioteca publica de Portland abrí un libro en la sección de niños sobre la historia en Grecia y lo que decía era algo así como: en pleno apogeo de la cultura griega había 30 mil ciudadanos libres y 140 mil esclavos. A pesar de la clara ventaja de numero, los esclavos nunca se revelaron porque seguían soñando con la libertad y la posibilidad de algún día, tener esclavos a su vez.

Cuando llegué a Santiago no me quedaba tiempo de procesar. Debía enchufarme de inmediato con la venida de Swami Ramakrishnananda, uno de los colaboradores cercanos de Amma, mi Maestra, que se quedaba en casa y que bueno, representaba un movimiento total hacia otra dirección. En una semana llegaron los amigos de España y Argentina, la bendición absoluta del Swami y otro sueño cumplido de ver tantos voluntarios, tantos corazones y manos trabajando: un equipo completo de gente en los bhajans (cantos devocionales), las voces, la gente y la emoción. La maravilla y agradecimiento de estos días. Ideal para preparar la última semana antes de partir a India y ver a Amma después de 3 años.

Me quiero reservar esto último, porque de esto se, que lo que extraigo aparecerán hilos e hilos de agradecimiento, revelación y belleza. Mi corazón está en India y en el sonido total de la eternidad al borde del Mar Arábigo.

Solo estar encima del avión era otro sueño más cumplido. Después de un año y medio de planear, finalmente se concretaba el inicio Viajes con Sentido. Un proyecto sin fines de lucro para donar todos los excedentes – que esta vez no eran muchos, pero que fueron al fin-, para que un grupo de personas pudiera experimentar directamente la vida en el Ashram (monasterio) de Amma en India.

Con el corazón lleno, no tengo más que agradecer y tratar de dejar que todo esto, las imágenes de cientos de miles de personas pasando por los brazos de Amma mientras yo intentaba cocer con mis pies en un pedal de maquina antigua una toalla higiénica ecológica para las mujeres de las tribus del centro de India, pudieran tener el trozo de libertad que nosotros damos por sentado cada día, cada instante por tener lo que tenemos.

El mar y el olor a rosas en el pecho de Amma. La madrugada y los mantras. Las conversaciones en tantos idiomas y un baile tribal a las dos de la mañana mientras Ella misma se prepara para bailar. Después de 24 horas repitiendo el mismo gesto del abrazo una y otra vez con la risa en la boca y los ojos brillando, llamar a mil personas más mientras yo con suerte logro mantenerme despierta. El milagro del Amor.

Todo esto, y mil, explosiones más durante mi ausencia. Quizás por ser tanto tengo una buena excusa. Podía ver mientras pasaban los días y las semanas sin escribir y dejando el blog a medio camino, la imagen de un embudo. Había y hay tanto material que sacarlo por la pequeña vía de escape me parecía imposible. Además, tengo que confesar que estoy tan lejos del sindrome japones de registrar todo, que eso me juega en contra. Al momento de ser arrobada por una revelación o un sentimiento necesito tener el tiempo de poder integrarlo antes de pensar si quiera en darle forma y menos aún palabras.

Lenta como un mamut, iré sin embargo desenmarañando cada trocito de estas historias, y prometo intentar adquirir una forma un método para no desaparecer durante tanto tiempo.

Hasta entonces… aquí el lento desenrollar de esta madeja de sueños.

Todos nos abriremos, cuando sea nuestro momento. Y lo demás es solo polvo y oxido en el viento.