La verdad de los Sueños I: Portland y WDS

La verdad de los Sueños I: Portland y WDS

Portland es sin duda una de las ciudades más bellas que he visitado. Más de una vez mientras caminaba entre las casas encantadas, tocando los girasoles colgantes que cruzaban más allá de la cerca, comiendo las manzanas caídas de los árboles o escuchando la música que emanaba de una casa vacía como si fuera una caja musical, cada vez que sentía el aroma familiar de las calles, los dibujos elaborados, los Picachús en medio del jardín, o me sentaba a leer la infinitud de libros que faltaban en mi casa, vida, historia y luego de quedarme mirando largo rato una tienda de la que hubiera querido llevarme todo, pensé que ese era el lugar donde alguna vez yo hubiera soñado vivir. Claramente es la ciudad fundada por Peter Pan. Si la tierra de Nunca Jamás quedó escondida en algún sitio, ese lugar es Portland. No se porqué, la llamada ciudad de las rosas no tiene una estatua de su oculto fundador adolescente en el centro de su parque principal. Todo parece estar diseñado para permanecer en el candor de una magia oculta como aquella de los ensueños. Incluso los trenes, o el aire, venían cargados de esa posibilidad de vivir entre niños, jugando, haciendo que todo en hermosa miniatura parezca perfecto.

sueños

Pero luego apareció esta sensación. Quizás fueran las calles vacías, o la distancia infranqueable entre las personas que veía interactuar. Cada vez que me decía a mi misma, yo hubiera vivido aquí me recordaba porqué nunca he querido irme a un lugar idílico a vivir, por qué nunca he salido de Santiago. No puedo negar que soy afortunada. La casa donde vivo es pequeña, pero tiene un jardín dulce de arboles, parrón y frutas. Sin embargo siempre pienso en la historia de los lotófagos. Simpre pienso que hay ciertos lugares que te dan la sensación de estar haciendo algo, pero que eso no sea real. Y que en el idílico escenario que te plantean, se haya oculto un muy hermoso modo de olvidar lo que realmente tienes que hacer. Y eso, desde lo más profundo de mi, me deja con una sensación de sin sentido tremendo. Quizás por eso tengo esta obsesión por generar recursos para recuperar el sentido. Son tantas las maneras que hemos diseñado para perderlo que se me hace urgente recoger cada una de las muchas formas para volver a encontrarlo.

Esta sensación me vino hace algunos años cuando estaba en Berlín y también en Londres. Todas ellas son impresiones distintas -es verdad que cada ciudad es como una persona, no se repite, no es igual, está viva-, y Portland era un especie de portal bizarro a USA, porque allí, se permiten muchas cosas que en el resto del país son imposibles.

Toda la gente era amable, pero sobre todo, las personas que no tienen nada que perder, o los que están aún soñando con ser ellos mismos sin aspirar a nada. Durante el WDS era distinto. Las personas que están allí están buscando diferenciarse, aglomerarse en un grupo de personas “asombrosas“, lo cual de por si genera una especie de euforia, una ansiedad. Esa euforia siempre me ha atemorizado. Lo se porque no me siento cómoda. No pareciera haber suficiente espacio para dilucidar que quiero hacer y yo soy extremadamente lenta. Estoy caminando siempre en un sendero donde tiene que haber tiempo para saber, tantear y determinar lo que vamos a hacer. No para controlar, sino para poder estar presente y no sentir que simplemente estoy reaccionando aceleradamente a la millarada de estimulos que vienen en mi camino.

La razón por la que supongo que huyo de lo idílico es porque no quiero dormirme. La razón por la que no quiero entrar en la vorágine de la euforia y el hacerse parte de una tribu como sea, es porque no quiero perderme de mi misma. Entonces qué quiero? Curiosamente esta fue la pregunta que me asaltó con voracidad abismante en el final del viaje. Podía sentir esa pregunta por doquier como si hubieran enormes carteles en todo el país diciendo ¿Que quieres? y luego miles, millones de respuestas ofreciendo alternativas. Antes de que puedas terminar de formular la pregunta, alguien ya esta tratando de enchufarte una solución.

Siempre vuelvo a ese personaje de la película Laberinto. Sarah acababa de comer el damasco que la hace olvidar y se encontraba en un lugar donde todos los seres llevaban sus objetos amados encima, como parte de su cuerpo, como una graan mochila. Sarah sabía que le faltaba algo y la anciana del lugar, le decía: “será esto querida? Tu muñeca betsi bu, todo esta aquí, nada te falta” y le pasaba y le pasaba las cosas poniéndolas alrededor de su cuerpo, llenándola alrededor, repitiéndose a si misma.

Antes de que puedas sentir y encontrar muy profundo la respuesta de qué es realmente lo que estas buscando, alguien o algo te ofrece una solución y te pierdas en ello, dejas de buscar

Carretera y entendimiento

Cuando terminó el WDS, tenía que viajar a Seattle y pregunté en el grupo del evento si alguien tenía hueco para llevarme. Apareció este tipo con su pareja. Vivían en Seattle y en pocos días se iba a Machu Pichu por lo que ella iba aprendiendo español. Varias cosas pasaron en el camino, pero sobre todo una profunda y aguda conversación sobre la cultura norteamericana y las sensaciones que yo estaba teniendo y que no sabía con quién compartir. En un momento de la conversación, uno de ellos me dijo. Lo que sucede es que aquí, para la mayoría, solo te das el permiso de relajarte cuando has alcanzado un cierto nivel socioeconómico. Solo tienes permiso para ser quien eres cuando has llegado a ese nivel, porque solo entonces has dejado de necesitar probar algo. Eso, o quedarte al margen de la carrera.

Eso me hizo sentido respecto de USA, pero también me hizo pensar en qué era lo que en mi país o en los otros países, impedía que la gente se diera el permiso de acceder a si misma, de ser quien es. Hay ciertos lugares en los que la gente siente que tiene que probar que es inteligente; otros, probar que es hermosa, o tonta, o sumisa, o poderosa, o rica, o pobre, o cool, o a la moda, o pura, o lo que sea. En verdad el acceso al ser es muy escaso en estos días. Solo que allá parecía más notorio. Más excesivo.

Los días en Seattle fueron dulces y suaves. Otra cosa de la ciudades: Un incendio tenía una parte de la ciudad oculta debajo de la ciudad actual. No recuerdo la verdad de si esto es verdad o no, pero es un recuerdo intrigante por lo que lo escribo igual. Asissi también tiene una ciudad debajo. Una ciudad romana. Y salen pedazos de esa ciudad en medio de las calles, como en Roma, aunque en la capital italiana eso es como una invasión de la decadencia infinita del tiempo, en Assisi es como una especie de guiño. En fin, Seattle, tiene una magnifica biblioteca con varios pisos de libros. Que maravillosas las bibliotecas. Todo eso me dio una nostalgia infatigable de mis epocas de libros. (creo que eso me esta comiendo otra vez). Y así como en algun minuto tuve el fetiche de entrar a los metros (eso sigue) de todo el mundo y los cines, de pronto se me instaló que en USA, el lugar de descanso eran las librerías y las bibliotecas. En Seattle encontré esta novela gráfica. Fascinante.

El tren

Hace unos años atrás vi un artículo de los chicos de Superhábitos. En ella, una de las blogueras decía como finalmente había logrado cumplir su sueño de trabajar mientras viajaba en tren. Salía en una foto sentada ante la ventana del tren que corría, mientras escribía en su compu. Siempre, siempre he soñado con estar escribiendo en trenes y barcos (queda pendiente este sueño para este y el próximo año, ya les contaré cuando lo haga), y de pronto cuando me tocó subirme al Starlight que cruza las costa oeste de USA, me di cuenta de que estaba sacando ese sueño de la lista.

Lo del tren da para mucho. A pesar de que solo era un día de viaje (en India, cruzar desde Delhi a Kayamkulam eran viajes de dos días y medio, así que esto era un relajo), tuve tantas impresiones, tantas cosas me tocaron que creo van a aparecer muchas cosas de todo ello. Pero lo que quiero decir es que cuando me senté a trabajar en el tren me di cuenta de que no quería trabajar y que quizás mi sueño no me apetecía tanto. En USA, muchos sueños quedaron aplastados por la realidad. No es que no quiera escribir ni trabajar mientras viajo, es solo que debo recordar la primera máxima de los sueños: la esencia esta en la sensación. Un sueño es en realidad una cápsula de sensaciones y lo que en realidad estas buscando cuando quieres materializar un sueño es reproducir una sensación.

Estar en Nunca Jamas, ir a un congreso de gente asombrosa, ir a la ciudad de los sueños, viajar en tren, encontrarse con la gente con la que sigues y te inspiras, etc no tiene nada que ver con las ideas de esas cosas sino con la sensación que esas ideas te producen o crees que te van a producir.

Si pierdes la verdadera razón por la cual quieres algo, es decir, si pierdes la sensación que en realidad quieres sentir, puede que termines en Timboctú con una angustia galopante porque no sabes que estas haciendo ahí.

Claridad de sentir, mi querido Watson

Entonces. Sí, todo se resume en lo siguiente. Este viaje fue como una deuda saldada y una revelación para los sueños. Hay sueños que debes cumplir no para gozar, sino para crecer, para entender cual es la verdadera función de los deseos. Este viaje me habló sobre la claridad, pero no de lo que estoy persiguiendo sino de lo que soy y que la única felicidad se haya en esto último, porque del ser emanan todas las otras cosas, todas las otras felicidades.

Un sueño es una zanahoria que te empuja a investigar, descubrir y asentar lo que en realidad andas buscando, pero todo esta aquí, adentro, muy adentro de tí.

Caleidoscopio de Sueños

Caleidoscopio de Sueños

Esta sensación es como la de azul profundo. Te has sumergido tan dentro del mar, donde todas las criaturas son curiosas y diferentes que de pronto al mirar hacia arriba, allá donde el agua es atravesada por las luces de sol, todo parece lejano y un tanto difícil. Después de un poco más de un mes de desaparición, cuando partí a USA al World Domination Summit  (WDS) y luego 3 semanas después a India, al corazón de mi espiritualidad, estoy aquí, tratando de volver a la superficie para extraer un coral, alguna perla que a pleno día siga brillando como lo hace en la profundidad.

pedacito de sueñohecho realidad

“Nadie puede obligar a una flor a abrirse” – Amma

Estos viajes fueron tan intensos que aún me siento ondeando, como si fuera una bandera tibetana en el viento, en el tope de una montaña muy alta y solitaria. Como ir realmente de un extremo a otro. He pensado mil veces en qué decir, que contar y extraer de todo esto para subirlo al blog y me ha costado mares, océanos dilucidar qué decir, que sacar como conclusión.

Como aún no puedo decir nada claro, estoy asumiendo que lo que me queda es simplemente contar algunos hitos de estas experiencias. El descubrimiento quizás más importante, tiene que ver con ese viaje a lo profundo y como muchas veces salir a la superficie, sacar cosas en limpio puede ser un proceso más largo de lo que esperamos. A pesar que todo el mundo (incluida yo) quiera resultados inmediatos, las cosas toman su tiempo: la semilla germina cuando tiene que germinar. No antes, no después.

Caleidoscopio de sueños hechos realidad

¿De dónde salió el World Domination Summit?, ¿qué fui a hacer a Estados Unidos? Me acuerdo estar escribiendo en mi pizarra blanca, “simplemente estar allí”. En ese minuto, que fue hace solo un mes, me sentía como si estuviera en el espacio flotando, sin hilos ni conducciones. Con muchos proyectos encima y totalmente estresada. Solo sabía que debía estar ahí. El WDS fue una de las metas que me puse en algún momento, uno de los sueños que tuve y que se realizaron para mi calmada y anonadada sorpresa. Lo pensé originalmente porque me hacía sentir que sería una experiencia de encuentro con creativos, la posibilidad de compartir con personas que estuvieran pasando por un proceso similar al mío. La realidad fue muy diferente de lo que esperaba por millones de razones.

El viaje al WDS fue un impacto por la belleza casi onírica de Portland, el vacío existencial que sentí en cada cosa, el rio que abría la amplitud de los bosques, la impresionante similitud con la tierra de Nunca Jamás, los ojos de Zack y sus tatuajes de Batman, la sensación de estar en un país de prisioneros, la enorme cantidad de personas “homeless“ y gritando en la calle. El acuerdo tácito en los parques entre la gente ”normal” y la gente de la calle para que los primeros alimenten a los segundos con sus sobras. Los barrios peligrosos de San Francisco, la comunidad inmigrante y los mundos que viven paralelos y que a pesar de ocupar el mismo espacio parecen no tocarse ni mirarse jamás. Mi amigo Pancho de la universidad y su lindísima esposa Liz, que me convido pomelo fantástico sideral. Los buses y el parque universitario. Pie grande en mi refrigerador, y el diseño mágico de las imágenes y los mapas. Las maravillosas bibliotecas (de lo mejor-mejor-mejor), los starbucks que esencialmente eran mi wifi. El ambicioso vacío absoluto de Los Angeles y el exceso abrumante de opciones para lo que sea. Ruhi, el Golden Gate y Alcantraz. Historias, comida iraní, café, auto y vestidos con Ruhi: la mejor del mundo (otro sueño cumplido). Una librería llamada manzana y los sapos de china donde Kayne west vendía unas sobre-apreciadas-aburridas-camisetas-naranjas por las que personas jóvenes hacían filas por manzanas y manzanas y quizás pagaban una absurda fortuna. Una carretera para pensar, entender y elaborar sobre la cultura estadounidense camino a Seattle con una ex trabajadora de Microsoft y su novio que viajarían en nada a Machu pichu y que hoy por hoy se dedicaban a enseñarle a la gente a vivir. El tren Starlight que corre por la costa oeste y un niño de 18 años a punto de entrar a servicio militar estadounidense para quizás ser destinado a uno de esos lugares donde la muerte y la locura de la guerra son realidad cotidiana. La conversación con él sobre el pentágono, su padre y conspiración junto a un estudiante de poesía francesa de Princeton y una mujer de los pantanos de la zona sur de Estados Unidos mientras mi compañera de asiento iba de camino a cuidar a su padre que se había perdido, pensando que era lo mínimo que podía hacer. Escribir en un tren, mi trabajo y los pedazos de personalidad que siempre obstaculizan (sueño cumplido).  Las bancas de madera alta en la estación y la escena de La boda de mi mejor amigo entre Cameron Diaz y Julia Roberts. La casa de Magnolia, la mano roja que quebré sin querer, la zona industrial y la torre de millonarios en Los Angeles. Joan Baez en el monstruoso teatro de metal de Disney: Joya de arquitectura, coraza sin corazón de la ciudad, la vida y las calles eternamente vacías de toda América (como se llama al país sin nombre).

Este pedacito de USA y lo que todo eso hizo en mi…

El WDS quedó enterrado en el impacto de todo lo demás. Cuando entré en la biblioteca publica de Portland abrí un libro en la sección de niños sobre la historia en Grecia y lo que decía era algo así como: en pleno apogeo de la cultura griega había 30 mil ciudadanos libres y 140 mil esclavos. A pesar de la clara ventaja de numero, los esclavos nunca se revelaron porque seguían soñando con la libertad y la posibilidad de algún día, tener esclavos a su vez.

Cuando llegué a Santiago no me quedaba tiempo de procesar. Debía enchufarme de inmediato con la venida de Swami Ramakrishnananda, uno de los colaboradores cercanos de Amma, mi Maestra, que se quedaba en casa y que bueno, representaba un movimiento total hacia otra dirección. En una semana llegaron los amigos de España y Argentina, la bendición absoluta del Swami y otro sueño cumplido de ver tantos voluntarios, tantos corazones y manos trabajando: un equipo completo de gente en los bhajans (cantos devocionales), las voces, la gente y la emoción. La maravilla y agradecimiento de estos días. Ideal para preparar la última semana antes de partir a India y ver a Amma después de 3 años.

Me quiero reservar esto último, porque de esto se, que lo que extraigo aparecerán hilos e hilos de agradecimiento, revelación y belleza. Mi corazón está en India y en el sonido total de la eternidad al borde del Mar Arábigo.

Solo estar encima del avión era otro sueño más cumplido. Después de un año y medio de planear, finalmente se concretaba el inicio Viajes con Sentido. Un proyecto sin fines de lucro para donar todos los excedentes – que esta vez no eran muchos, pero que fueron al fin-, para que un grupo de personas pudiera experimentar directamente la vida en el Ashram (monasterio) de Amma en India.

Con el corazón lleno, no tengo más que agradecer y tratar de dejar que todo esto, las imágenes de cientos de miles de personas pasando por los brazos de Amma mientras yo intentaba cocer con mis pies en un pedal de maquina antigua una toalla higiénica ecológica para las mujeres de las tribus del centro de India, pudieran tener el trozo de libertad que nosotros damos por sentado cada día, cada instante por tener lo que tenemos.

El mar y el olor a rosas en el pecho de Amma. La madrugada y los mantras. Las conversaciones en tantos idiomas y un baile tribal a las dos de la mañana mientras Ella misma se prepara para bailar. Después de 24 horas repitiendo el mismo gesto del abrazo una y otra vez con la risa en la boca y los ojos brillando, llamar a mil personas más mientras yo con suerte logro mantenerme despierta. El milagro del Amor.

Todo esto, y mil, explosiones más durante mi ausencia. Quizás por ser tanto tengo una buena excusa. Podía ver mientras pasaban los días y las semanas sin escribir y dejando el blog a medio camino, la imagen de un embudo. Había y hay tanto material que sacarlo por la pequeña vía de escape me parecía imposible. Además, tengo que confesar que estoy tan lejos del sindrome japones de registrar todo, que eso me juega en contra. Al momento de ser arrobada por una revelación o un sentimiento necesito tener el tiempo de poder integrarlo antes de pensar si quiera en darle forma y menos aún palabras.

Lenta como un mamut, iré sin embargo desenmarañando cada trocito de estas historias, y prometo intentar adquirir una forma un método para no desaparecer durante tanto tiempo.

Hasta entonces… aquí el lento desenrollar de esta madeja de sueños.

Todos nos abriremos, cuando sea nuestro momento. Y lo demás es solo polvo y oxido en el viento.

Cómo tener vacaciones “productivas”

Cómo tener vacaciones “productivas”

Decir tener vacaciones productivas es, por defecto, completamente contraintuitivo. Las vacaciones son para descansar, para entrar al mundo al revés de no hacer nada, o simplemente divertirse. Pero hoy en día, son muchos los que durante las vacaciones, no vacacionan.
No sé decir cuantas personas me encuentro en marzo diciendo que al final se cansaron más en el descanso que en el año. O que no les alcanzó el tiempo, o que en vez de aprovechar, estuvieron trabajando durante todo el viaje.
Las vacaciones para que sean productivas tienen que ser primero vacaciones y segundo tienen que cumplir su propósito a cabalidad. Para mi, las vacaciones en general son de las épocas más creativas e iluminadas de mi año. Es cuando tengo las grandes epifanías, donde aparecen las visiones de lo que quiero lograr y donde finalmente me pongo las pilas para hacer ejercicios, ayunos, o descubrir temas largamente pospuestos. En definitiva son vacaciones de creación y productividad en el correcto sentido.
Es como si en el verano o durante este periodo se me ocurrieran las grandes ideas que luego durante el año me tocara realizar. Es por eso que es taaaan importante tener unas buenas vacaciones, ya que en ellas es donde se produce la verdadera magia o donde tenemos la oportunidad de que se produzca una distinta a las del año.
 productividad en vacaciones
El año pasado me escapé con una pareja de amigos a Punta de Choros en el norte de Chile. Fueron dos semanas en las que dormi, me bañe en el mar, comencé a correr, me terminé y empece algunos libros, vi un webinar de Angel Alegre y planifiqué mi año mi alejado de lo que terminó siendo. Me acostaba tardisimo y me levantaba, tarde también, dormí mucho y también medité mucho. Todo esto en dos semanas. Mis amigos no me demandaban nada de atención, eran unos soles, y nos juntabamos a comer y a conversar por unos minutos en la noches.
Fue uno de los mejores veranos que he tenido.
Es verdad que nada de esto es alucinante, pero hay un par de elementos que ilustran a la perfección lo que hace de las vacaciones algo memorable.
1-. Hay algo con el tiempo de ocio, con saber que si te echas en la playa, en tu saco de dormir, sobre una roca, o en la cama, y te quedas dormida, nada pasará. Esa presión apremiante por tener que hacer algo después no existe. Y esa libertad del tiempo, de que la gente te deje en paz, es lo que permite que se produzcan verdaderas epifanías. Cuando no tenemos tiempo, o siempre tenemos algo que hacer o cumplir, es como si no hubiera espacio para lo inesperado, para aquello que se sale de lo que normalmente vivimos o hacemos. Las puertas que nos abren posibilidades realmente distintas, siempre surgen en momentos donde no hay prisa. Es por eso que las grandes ideas aparecen en espacios donde la gente se relaja, como en caminatas, la ducha, el baño, o al despertar de una siesta con el sol de la tarde y la brisa del mar. Por eso la primera regla es, debes darte un espacio que signifique que no te estes urgiendo ni por familia, ni por amigos, ni por hijos, ni padres, ni nada. Una semana de libertad temporal para hacer realmente lo que se te antoje, aunque sea dormirte el tiempo entero, puede hacer que produzcas la idea, la energía, el entusiasmo, la claridad, etc que has estado buscando hace tanto tiempo.
2-. Cruzar el espejo (Hacer algo distinto de lo normal). Siempre me acuerdo de los conceptos que aprendí cuando estudiaba literatura. Había uno que trataba sobre el natural tiempo al revés: lo carnavalesco. Esta idea venía de que para que exista un cierto y esencial nivel de equilibrio social era necesario que cada cierto tiempo se diera el periodo del mundo al revés, donde las personas pueden hacer todo lo que no tienen permitido en su vida cotidiana. En el carnaval el rey es el bufón y el bufón es el rey, las reglas no aplican y se produce esa flexibilidad y catarsis que nivela y destensiona la vida de las personas. Esa es la logica que aplica en las grandes fiestas, carnavales, fines de semana y por supuesto en vacaciones. Cuando no nos damos un respiro de nuestra normalidad, nos ponemos rigidos y de pronto nos empezamos a convencer que somos una sola cosa acotada y finita que no puede moverse ni cambiar. Es entonces cuando la gente se pone más loca, más inflexible, más infeliz, cuando nos llenamos de miedo de cambiar, o de descubrir, asombrarnos, crecer. Comenzamos a decir cosas, quiero que esto se arregle, pero por favor que nada cambie. Eso es locura, una locura platónica, pero locura al fin, porque sin darnos cuenta cercena la libertad más potente que tenemos, la de crecer. Entonces, en vacaciones es esencial que te des un salto y hagas algo diferente. No tiene que ser una cosa excentrica y estridente. Basta con salirte de tu rutina, cambiar tus horarios, ir a un lugar que no conces, integrar alguna actividad distinta, incluso aprender algo que quizás no vuelvas a ocupar, pero si te de entretención y disfrute. Integrar algo distinto es cualquier cosa que no harías normalmente. Y eso es sufiente para darle un respiro a tu alma y amplitud a tu personalidad.
3-. Sí, tu cuerpo existe. Otra cosa que importa y mucho, es que le des un respiro, un amor a tu cuerpo. En el viaje que te mencionaba al principio, hubieron tres cosas que yo hice infaltablemente y que realmente me ayudaron muchísimo. Correr, retomar mi práctica de yoga y bañarme en el mar.
Todos los días mi cuerpo recibía un golpe de energía, de vitalidad, de movimiento que añoro como sensación incluso ahora, un año después. Esta referencia es fundamental para generar un anhelo de eso el resto del tiempo. Tu sabes, una vez que lo experimentas, qué es exactamente lo que estas haciendo para que tu cuerpo se mantenga bien, feliz, con sensación de liviandad y descarga.
Todas estas cosas ayudan a que se abra la ventana mágica. Esa que relaciona cosas insospechadas, esa que se da cuenta que mirando al cielo y las estrellas literalmente puedes mirar al infinito, esa que te muestra que en realidad todo esta interconectado.
Si estas cosas se producen es que realmente has tenido una vacación productiva, una donde te has recuperado a ti misma/o donde no te seguiras metiendo en el hilo de irrealidades de la cotidianidad.
Tenemos que anclarlos al ser, al menos una vez al año. Esta es una buena oportunidad, aprovéchala y haz de esta vacación algo realmente productivo.
5 blog de viajes que pueden cambiar tu vida

5 blog de viajes que pueden cambiar tu vida

No recuerdo bien en qué contexto, de qué forma, en qué lugar o quién fue. Creo que fue por Stumble Upon. De pronto me encontré un artículo en inglés que hablaba de una persona que vivía viajando. El sueño del pibe, un trabajo completamente location free (sin ubicación fija), donde pudieras trabajar desde Tailandia, Machu pichu o Australia. Recuerdo que un compañero del colegio me contaba que su hermana escribía noticias para un medio online y que eso le reportaba un dinero mensualmente. Eso era lo más cercano que había visto o de lo que había escuchado en cuanto a la posibilidad de recibir una paga online. Hasta que me encontré con una pagina en inglés que hablaba sobre un tipo que vivía de un blog de viajes. Recuerdo que hice la búsqueda en Google con una idea muy clara “how to work location free” (como trabajar sin ubicación fija). Aún tengo la pagina marcada en pocket. Creo que fue la primera página que marqué cuando conseguí la aplicación.
location free
Cuando volví a abrir la página para este artículo estaba totalmente cambiada. Pero el titulo del blog seguía siendo extremadamente decidor “Leaving your daily hell” (deja tu infierno cotidiano): Un tipo joven cuenta como logró escaparse de la rutina de un trabajo “normal” para saltar al mundo de los viajes y vivir de su blog. Eso era exactamente lo que estaba buscando: saber cómo lo hizo.
Me puse a leer con voracidad todo lo que encontré al respecto y puedo decir, creo que un año y tanto después, que fue quizás la primera de una serie de migas de pan, que me llevaron a darle fuerza al blog y todo lo que ha sido este proyecto.
Una de las cosas que más me gustan de este mundo de blogueras/os, viajeros y personas que han apostado esforzadamente por salirse del funcionamiento normal, es que todo lo que hacen esta orientado a enseñarte a hacer lo mismo, si es que es lo que te gusta.
La primicia es entregar lo más posible, porque en ese proceso puedes mostrar lo que sabes y generar una comunidad de mentes y personas que quizás quieran hacer algo similar. Siempre la pregunta es ¿Cómo servirlas/os?
Tengo que decirlo, en su mayoría son historias fantásticas. Historias de personas que haciendo un trabajo completamente autogestionado (o al menos en el principio totalmente), logran vivir bien (de 1000 dolares para arriba) y cumplir el sueño de vivir viajando. Todo esto porque viajar, como decía Aniko Villalba -una de las pioneras totales de habla hispana-, es una forma de vivir que muchas veces es más económica que la que llevamos en la vida sedentaria. Que todo depende de cómo te plantees, puedes tener unas experiencias alucinantes con muy poco dinero.
Quiero hablarte de esto, porque quiero que sepas que hay muchas personas en el mundo que estan haciendo cosas realmente extraordinarias (que no es nada nuevo) y que enseñan a cómo hacerlo también.
Aquí te dejo 5 blogueros esenciales que te enseñarán todo lo que necesitas saber en caso de que simplemente quieras pescar maletas y  largarte o mejor aún, diseñar el plan de tu libertad para que quizás tu vida se convierta en lo que siempre soñaste. Yo estoy en ello.

5 blogs de personas como tu y como yo

Ángel Alegre – Vivir al Máximo:

El lindo de Angelito tiene que ser la inauguración. Le tengo un especial cariño porque su blog fue el primero de habla hispana que me encontré en la búsqueda de rutas para el location free. Angel es un chico español que pasó de trabajar en Microsoft a construir algunas plataformas online que le dieron la entrada a la vida que realmente quería. A pesar de que su blog partió como una plataforma para hablar de su escape del mundo del trabajo normal al de los viajes, hoy por hoy se dedica más a enseñar cómo lograr la libertad financiera que realmente te de la libertad de escoger. Desde sistemas de inversión, relatos de viajes a plataformas nicho, Ángel ha desarrollado un estilo muy directo y práctico de enseñar los métodos que él utilizó para poder llevar la vida libre que hoy tiene.
Personalmente me encanta su estilo y la generosidad de sus artículos.
angel alegre

Antonio G. – Inteligencia Viajera:

Antonio es un chico que ha logrado en 4 meses lo que la mayoría de nosotros nos demoramos un año en conseguir. Es un nómade de tomo y lomo, que crea unos artículos increíblemente prácticos y útiles para saltar al mundo de los viajes. Realmente un fenómeno el cómo ha logrado conseguir no solo vivir del blog, sino alcanzar cifras de más de 8 mil euros mensuales (diciembre 2015) con muy poco tiempo de presencia en la web. Quizás uno de los aportes más interesantes que hace son sus entrevistas “charlas viajeras”, en las que conversa con viajeros que hacen lo mismo que él: vivir viajando.
antonio g.

Aniko Villalba Viajando por ahí:

Aniko es una de las pioneras. Antonio la entrevistó en el segundo capítulo de las charlas y la verdad es que ha sido referencia para innumerables blogueros en viaje que han visto en su historia, una inspiración. Mucho ayudó la charla en TEDX que dió en Buenos Aires y la mítica conversación que tuvo con Steve McCurry, el fotógrafo de la niña afgana, un viajero empedernido que la alentó a continuar con su sueño de viajar. Aniko tiene la particularidad de ser una persona muy atípica en cuanto a nómades se trata. Ella misma cuenta que siempre se pierde, que tiene un pésimo sentido de orientación y que solo habla dos idiomas. Cosas que para muchos pueden ser señal de que no es buena idea salir al mundo. Argentina de origen húngaro, es más bien retraída y quizás en muchos sentido se identifica más con la idea de ser escritora que ser viajera, pero lo cierto es que ha llevado un ritmo de viaje lento pero constante desde el 2008. Una infaltable por la excelente calidad de lo que escribe y la simplicidad de su historia.
aniko villalba

 

La familia Zapp  y las maravillas del “carscholling”(argentinaalaska.com):

Mientras escribía los ejemplos anteriores me puse a pensar. “Pero muchas de las lectoras/es del blog son personas que tienen hijos, familia”. Así que dije, “tengo que ponerles un ejemplo de que en familia también se puede y se puede igual de maravilloso”. Entonces Aniko me habló de un caso excepcional (digo me habló, pero en realidad hizo un artículo de ellos y yo me lo tomo a personal jijijji ;)). Los zapp son una pareja con 4 hijos (si 4) que viajan en un auto de los años 20 por el mundo. Les enseñan a sus hijos en cada rincón de la tierra y en cada lugar a través del homescholing (escuela en el hogar) o carschoolling  (escuela en el auto) a la mano de su mamá (Cande). Hay una poesía hermosa en sus historias. Un verdadero deleite para el corazón. Te dejo un pequeño extracto de como sus hijos aprenden:

Una vez Tehue tenía que aprender del ciclo del Agua, estábamos en unas montañas muy lindas en Sudáfrica en Invierno y en la cima nevaba.  A media montaña era como una lluvia con hielo y más abajo era lluvia, el hielo se derretía y llegaba a un pequeño hilo de agua que crecía hasta ser un arroyo, y este más allá un rio,  y en las mañanas veíamos como salía vapor para formar nuevamente nubes…. Y otra vez nevar… así nos pasó también con la cadena alimenticia de los animales, en África, desde el herbívoro al carnívoro. Ver como un ciervo que estaba comiendo pasto es cazado por una chita y luego ver a un leopardo robarle la presa – Hace una pausa, y prosigue- Estudiar de los Egipcios y hasta estar dentro de las mismas pirámides, navegar El Nilo.

Apenas Cande dice Egipcios yo agrego: – Leer de China y caminar sus murallas,  bucear entre barcos hundidos de la segunda guerra… estar frente al primer avión que logro volar, ver despegar un transbordador espacial, pararte frente a Lucy, tocar la montaña más alta del mundo… caminar en el desierto, en la selva, en la nieve… en Mumbai, en New york, Singapur…

 

zapps1

El origen de todo o casi todo, Chris Guillebeau:

Aunque no es la referencia de todo para mi, de alguna manera sí lo es. En parte porque Chris es el más viejo y el que más lejos ha llevado la ruta de su sueño.¿La manera en que partió? una parecida a la de todos los demás pero quizás un tanto más osado. Se fijó la meta de recorrer todos los países del mundo en 5 años, luego de pasar una temporada extraordinariamente educativa en África. Actualmente es un exitoso escritor de varios libros (que por lo demás son excelentes), sostiene su blog con una comunidad mundial de colaboradores y dirige un encuentro anual, el World Domination Summit donde se reúnen las mentes creativas, rebeldes, innovadoras, emprendedoras y soñadoras del mundo para construir uno nuevo (Una de mis metas es asistir este añoooo wiiiiii). Fue Ángel quien me habló de él (de nuevo me lo tomo a personal) y realmente, al menos para mi, es una referencia de lo que se puede lograr con gran tenacidad, esfuerzo y fe, cuando se cree en un proyecto que en otro momento de la historia, hubiera parecido imposible.
chris guillabeau
Estos cinco referentes son muy importantes para mi. Me recuerdan día a día que otra cosa es posible y que los sueños que estoy construyendo en cada momento se pueden concretar. Espero que para tí sean una inspiración y te animen a pegar el salto. Quizás no para ser una viajera/o empedernida/o, pero quizás sí ir marcando el paso para esa vida que deseas y mereces.
Por tus sueños.

Si conoces a otros blogueros o personajes, libros o historias que te han inspirado, me encantaría saber, escuchar y descubrir. Cuentame en los comentarios y nutre otro poco este arbolito de posibilidades.
Un abrazo