3 maneras de Vibrar donde sea y como sea

3 maneras de Vibrar donde sea y como sea

Aprovechando el amor nostálgico que ha regresado por las guerras de las galaxias, esta es una entrada que habla de como en todas partes se puede hacer una pequeña magia para vibrar y darle un giro a la vida en la dirección en la que queramos sentirla. Te dejo, con un tono curioso de principio de año gregoriano, 3 cosas para vibrar donde sea y como sea.

La puerta de que puedes hacer lo imposible.

Empezó el año y yo aquí con algunos atrasos: mi patio sigue igual de enguerrado.

No importa, porque estoy bien encaminada y mi corazón esta contento, llenito e inspirado.

Mi meditación está firme, hago mis ejercicios diarios y visualizo cada vez con más eficacia. Las meditaciones gratuitas se perfilan como una forma de regalar al mundo lo mejor que hemos aprendido. Como decía la Mercedes Soza “damos nuestro corazón cuando cantamos”.

Mis vecinos ahora cantan y son de un coro o algo así por que realmente cantan bonito.

Preparándonos para el año nuevo les contaba de 3 cosas que podíamos hacer para que este año que viene sea realmente diferente y el primero de ellos era la revisión anual. Como lo prometí en ese minuto, aquí va mi revisión. Los tres elementos fundamentales: lo que fue bien, lo que fue no tan bien y lo que quiero mejorar y hacer para este nuevo ciclo vinieron suaves como mantequilla y fue realmente placentero hacerlo.

Además tuve la fortuna de irme al norte de Chile, a Punta de Choros una caleta mágica que esconde Ballenas y delfines entre sus islas. Desde allí mi meditación vibraba, me pude bañar en el agüita y sentirme bendecida.

Si quieres ver la revisión de mi año, puedes entrar aquí.

Hoy quiero hablarte de 3 cosas que escuché mientras preparaba los últimos materiales para el Curso Encuentro con la Plenitud.

Estas 3 cosas son algo que se aplica en marketing, pero he descubierto y más bien recordado que como hacen todos los maestros sencillos, como yoda (jijiji aquí mi guiño a star wars) se puede encontrar una verdad en todo. Lo que funciona lo hace porque evoca alguna verdad más profunda y la verdad se puede encontrar incluso en el marketing si uno le sabe dar la vuelta adecuada.

Te invito a que explores y yo agradezco a Nathan Barry por su pulcritud en todo lo que hace.

Formas de vibrar desde donde estés haciendo lo que sea.

1-. Crea todos los días

Sea cual sea tu trabajo. Si trabajas en una oficina, o en un mall, o estas en casa, o trabajas con las manos, o realmente lo que sea, crea todos los días. Crear es un ejercicio para el alma, para la mente, para la belleza.

Escribe todos los días, pinta, saca una foto, dibuja en tu servilleta, inventa una historia, maquillate de manera diferente, haz un plato distinto, saluda diciendo arroz, o nuez, o pistacho. Córtate la barba distinto o déjate un bigote estilo Dalí. Abre las ventanas de tu casa en invierno, corre ese mueble que jamás has movido. Deshazte de algo imprescindible. Inventa, cambia, o permanece. Crea activamente la realidad en que vives o cuestiónala para que algo asombroso pueda emerger. Esto en sí dará a tu vida un brillo sin igual y eso es un regalo dulce para disfrutar con alegría.

2-. Comparte lo que creas y descubres.

Todos tenemos algo único. Una joya particular que por muy escondida, brilla de todos modos. Hay algo que solo tu sabes. Puede ser una verdad dificil o una más suave y fácil. Pero las verdades todas tienen el poder de romper cadenas. Si sabes algo o descubres algo que a ti te ha reportado un crecimiento, un asombro, un descubrimiento. Si tienes un pedazo de belleza que reluce, o una voz hermosa que vibra, o un consejo, compártelo. Usa el medio que te quede cómodo: por teléfono, por fb o tw, por correo escrito o electrónico, cantando en tu casa, con una playlist. El tema es que entres en ese modo de “esto me gusta mucho y me encantaría que alguien más, si le interesa lo pueda usar, gozar, disfrutar”. Compartir la felicidad. De eso se trata. Para eso hay dos pasos. a) identifica lo que te hace feliz cada día b) compartelo.

3-. Aprender a viajar por dentro y haz algo imposible.

Viajar por dentro significa que aprendas a darte un tiempo para gozar dentro de tí sin ningún apoyo más que tu mente y creatividad. Se trata de estimular tu realidad interior, tu capacidad de imaginar, de visualizar, de escuchar que pasa adentro.

Siéntate en un lugar tranquilo (a falta de uno, siempre puedes encerrarte por unos minutos en el baño ;))y por lo menos 5 minutos al día cierra los ojos y ponte a volar. Haz lo que quieras, ten la conversación que siempre quisiste con Simon de Beauvoir, o Marilyn Monroe, o Lao tse o Superman (o Batman mejor). Ve adentro y vuela, pilotea un avión, camina por la muralla china, ten un romance, ve al fondo del mar. Haz lo que quieras sin limite. Cada día trata de hacer algo que sabes es imposible y ojalá alimente tu ser.

Como decían en Alicia en el país de las maravillas, debes creer tres cosas imposibles antes del desayuno.

El tema es que rompas esa barrera internamente, para que afuera, de pronto comiences a abrir esa puerta. La puerta de que puedes hacer lo imposible.

“Mi padre solía decir que él creía en seis cosas imposibles antes de desayunar…”
“Uno: hay una poción que te puede hacer encoger; dos: y un pastel que te puede hacer crecer; tres: los animales hablan; cuatro: los gatos pueden desaparecer; cinco: hay un lugar llamado País de las Maravillas, y seis: puedes matar al Jabberwocky…”
Alicia en el país de las maravillas.

Empecemos este año con un bang y desarrollemos estas prácticas de la felicidad pura.¿Cuales son tus seis cosas imposibles? Cuéntame en los comentarios.


Si te gustó esta entrada, si las disfrutaste un poquín, comparte pinchando en los botoncitos.

Activa el Centro de tu Fuerza: Tercer Chakra o Hara

Activa el Centro de tu Fuerza: Tercer Chakra o Hara

En el centro de nuestro cuerpo, en ese lugar que es llamado Hara por los japoneses, Manipura por los hindúes y plexo solar por los occidentales, se haya también el centro de nuestra fuerza y equilibrio, el tercer chacra. Aprender a potenciar este punto es vital para llevar adelante todo proyecto y sueño que queramos realizar, así como de manera más íntima y trascendente, desarrollar la extraordinaria capacidad del autodominio. En esta entrada veremos su funcionamiento, desequilibrios y como lograr potenciarlo.
En varios de las entradas anteriores hemos hablado de la importancia de ir construyendo nuestra vida a partir de nuevos hábitos. Efectivamente este es el elemento central para cualquier tipo de planificación vital, logro o avance. Tal como leía por ahí el otro día, “Obtienes lo que practicas”. Sin embargo, para la gran mayoría de nosotros, una vez que hemos aceptado que para lograr lo que queremos debemos ir modificando nuestro cotidiano, nos topamos con la gran muralla de no tener la fuerza de voluntad suficiente para implementarlo en la vida cotidiana. Todavía no podemos superar la barrera de la flojera, la dilatación, el cansancio, etc.
Entonces ¿qué hacer? ¿Cómo activar ese motor de la acción? o ¿cómo lograr tener la voluntad para sostener un hábito el tiempo suficiente para que se haga parte de nuestra rutina y no debamos esforzarnos tanto? Lo cierto es que existe una manera, una ayuda que nos permite traspasar esa barrera y fortalecer sustancialmente nuestra capacidad de hacer lo que nos proponemos. Imagina por un momento lo que sería tener esa capacidad de saber que si te das una instrucción interna esa orden será cumplida a toda costa. Bueno, es posible y en esta entrada veremos como se puede activar esa fuerza interna que se haya en nuestro plexo solar y que se conoce popularmente como Tercer chakra.

Una persona que tiene Hara, es una persona en equilibrio y paz

Pensemos por un momento en esta idea de la fuerza interna. Se me viene a la memoria aquel montañista que se arrastró por kilómetros tras ser abandonado por su compañero en el camino. Estamos llenos de historias donde existe alguien que ha superado toda barrera para lograr algo aparentemente imposible. Este es el poder de la voluntad en extremo, cuando tiene la fuerza, el equilibrio y la potencia necesarias. Pero esta cualidad aparece en todo tipo de instancias. Es lo que nos permite levantarnos en la mañana cuando tenemos sueño, hacer cosas que no se nos antojan y esforzarnos en general y en particular para alcanzar un objetivo. Al mismo tiempo, hay toda una gama de cualidades relacionadas con el centro de nuestra voluntad, que son más sutiles y que alimentan un cierto tipo de fortaleza más sutil y sabia. En este aspecto, la cultura nipona nos da una gran lección.
Los japoneses utilizan la palabra Hara para denotar no solo el punto fisiológico del vientre, si no también las cualidades psicológicas y espirituales vinculadas a la persona que ha podido desarrollarlo.  Las expresiones en japones que hablan de “tener vientre” o “no tener vientre”, se relacionan justamente con esas cualidades propias del equilibrio y de la capacidad de estar centrada/o. La asociación es natural y directa. Nos habla del centro de nuestro cuerpo (el ombligo) y de la capacidad de funcionar desde ese centro, desde ese dominio. Naturalmente en japón se piensa en la persona que ha desarrollado su ecuanimidad, su mente neutral, como aquella persona que tiene esa capacidad de actuar no solo desde la razón, si no también desde el estómago, es decir desde la totalidad.
Por otra parte la persona que presenta una falta de desarrollo de su hara, es la persona que funciona sin equilibrio, excesivamente emocional o racional, antojadiza, sin autodominio, sin capacidad de discernimiento.
El mejor ejemplo para denotar esta diferencia se hace evidente por ejemplo en los momentos de peligro, donde una persona con un hara bien desarrollado es capaz de destacarse por su claridad y eficiencia, sabiendo exactamente que hacer manteniendo una calma total.
Entonces entendemos que el funcionar desde nuestro centro implica no solo la capacidad de dominar nuestros antojos, nuestras debilidades o nuestros miedos, si no en positivo, tener el don de la paz, el equilibrio y el discernimiento, que probablemente se derivan de esa capacidad de autodominio y auto confianza que mencionábamos.

¿Tengo la energía suficiente para realizar mi tarea? Descompensaciones del Tercer Chakra.

Yogui Bhajan, Maestro de Kundalini Yoga hablaba del tercer chakra como el centro del Guerrero Espiritual. Más allá de las creencias esto tiene que ver con la idea de que en este centro de nuestro cuerpo energético se haya la capacidad o la falta de esta, para saber que somos capaces de realizar nuestra tarea, destino individual o misión. El guerrero es el arquetipo de la disciplina, esa voluntad que se rinde al comando de una orden que lo supera, pero que que al mismo tiempo se enraiza en un proceso de refinamiento y temple interior.
El guerrero espiritual aparece como figura, como idea cuando hemos pasado por esa preparación y aprendizaje de domar nuestras necesidades básicas representadas por los dos centros inferiores del primer chacra, mulhadara (necesidades primarias) y el segundo, swadhistana (creatividad y capacidad de creación a través de la sexualidad).
El tercer chacra nos da la fuerza de poner bajo mando estos instintos y necesidades sin que con ello perdamos la intensidad y fulgor de la pasión y el instinto. Es el puente que nos habla de tener la templanza para entrar a la sabiduría de la compasión, la comunicación, la intuición y la conexión con lo trascendente que son las características de los centros superiores.

Claves del equilibrio del tercer chacra

Cada centro energético nos da claves para determinar si está en equilibrio o en desequilibrio, de manera que podamos abordar el problema y así extraer el beneficio de ese centro de energía.
De esta manera, cuando el tercer chacra, hara o punto nabhi esta desequilibrado pueden suceder fundamentalmente dos cosas:
1) o creemos que somos el centro del universo (cree que el mundo gira en torno a su ombligo). Un ejemplo de esto son todas las personas que creen que son más que los demás, actúan autoritariamente y tienen muchas dificultades para empatizar con la visión de los otros.

2) o, creemos que no tenemos la fuerza para lograr nada y estamos renunciando constantemente a nuestros proyectos, sueños y ambiciones. Un ejemplo clásico de esto es la muy habitual promesa que se hacen miles de personas de empezar una dieta, una rutina de ejercicio o cualquier proyecto que active la sensación de esfuerzo y que es abandonada antes de empezar.

La descompensación de este centro, también lleva muchas veces a la necesidad de suplir la falta o el exceso de energía con comida, drogas o cualquier sustancia externa que reemplace eso que se haya en desbalance.

Cuando por otra parte, este centro se haya bien equilibrado, sentimos que tenemos todo lo necesario para realizar nuestros proyectos, nuestra tarea, nuestra misión. Tenemos la sensación de autodominio y de autoconfianza que nos permite comprometernos con la tarea de nuestra vida,con nuestra misión, en definitiva con todo aquello que nos permite tener fe en nosotros mismos.

Cómo desarrollar el centro de nuestra fuerza y autodominio

Tanto en danza, como en artes marciales y en las múltiples disciplinas que trabajan con el cuerpo es sabido que el centro de equilibrio y poder se haya en este centro del tercer chakra o hara y son múltiples las vías por las cuales podemos fortalecer este centro de manera que efectivamente podamos aprovechar su fuerza.

Desarrollo físico

En este centro se ubica toda nuestra capacidad de digerir y procesar los alimentos, los nutrientes y los deshechos, por eso el órgano asociado a su funcionamiento es el hígado y su elemento el fuego. Mantener nuestra digestión en perfecto orden es fundamental por lo tanto para ello.
El ejercicio físico por excelencia para este chacra son los abdominales, en cualquiera de sus formas, porque ayudan a ajustar si son hechos correctamente el punto del ombligo.

Un regalo exclusivo: Descarga la Guía para Desarrollar tu Tercer Chakra. Aprende todo lo que necesitas para saltar a la acción.

Desarrollo mental

La determinación es el ejemplo más claro de la actitud mental alineada con un tercer chacra fortalecido. Básicamente implica entrenarse en sostenerse en una idea, proyecto o acción por periodos extensos de tiempo o en áreas que representen un desafío. Por lo tanto, cualquier tarea que te propongas hacer y que ponga a prueba tu determinación irá fortaleciendo tu tercer chacra. Es esencial para esto entender que el centro de tu determinación está en tu porqué. La meta específica puede cambiar, pero el por qué si es el verdadero, tiende a permanecer. Ve a la raíz de tus razones.

Desarollo emocional

La vinculación emocional con este centro tiene que ver con la capacidad de procesar nuestras emociones de manera templada. Piensa en la expresiones asociadas a la zona donde se haya nuestra fuerza. “No tuve el estómago para afrontar la situación”, o “esa mujer sí que tiene agallas”. Todos estos términos se asocian con la capacidad de sostener y digerir situaciones complejas o difíciles sin echarse para atrás. Es la mezcla que da la valentía y la fuerza, es decir el temple. Para desarrollarlo, todas aquellas situaciones que nos ponen en jaque y que nos hacen crecer o que requieren de nuestra fortaleza son un excelente entrenamiento de esa fuerza visceral.

Desarrollo espiritual

El proceso integral de nuestro cuerpo, mente y emociones es lo que está en juego cada vez que entramos al territorio espiritual. No importa cual sea tu creencia, esto tiene que ver con cualquier cosa que sea superior a ti en el sentido en que te trascienda yeso es ditinto para cada persona. Lo relevante es que cada vez que desarrollamos un aspecto de nosostras/os mismas/os en forma integrada y lo ponemos al servicio de algo que vas allá de nuestro propio beneficio estamos en esta vía del desarrollo de nuestra trascendencia. El emprendrr una tarea por ejemplo de beneficio social, del tipo que sea requiere detoda nuestra detrminacion, foco, fuerza y temple, es la integración de todos los elementos al servicio. Para muchas personas la vía más rápida por lo tanto de desarrollar su centro de fuerza y autodominio es esta, pues necesitan un sentido mayor que si mismos para motivarse a hacer todas estas cosas.

 

Es importante en definitiva saber que como toda cualidad humana, la fuerza es algo que se desarrolla y que en este caso es fundamental para lograr la materialización de nuestros sueños y proyectos. Piensa solo por un instante que pasaría si pudieras sentir con total certeza que no importa lo que te propongas, tiene la capacidad absoluta de lograrlo, que no hay fuerza que te detenga y que tienes toda la que necesitas para llegar hasta donde vas. Es una sensación muy impresionante, pero requiere trabajo. Como algo que lei por ahi en las redes sociales, no hay destino que valga la pena que no requiera un esfuerzo. Quiero recalcar esta idea. El Hara o tercer chakra, es un centro que se activa a través de la acción, no tendrá mucha utilidad que leas este artículo y no realices ninguna prueba o ejercicio. Ponte en marcha y desarrolla tu capacidad para tener esa experiencia única de poder confiar en ti. Recuerda que es un proceso que se construye día a día, así que se gentil contigo misma/o y paciencia.

 

Te dejo una guía completa para que puedas desarrollar tu punto de fuerza, en cada uno de sus aspectos desde lo mas simple a lo mas complejo y así puedas construir de manera clara y sencilla el camino paso a paso para desarrollar esa fuerza dormida de tu interior.

—-
Si esta entrada te ha ayudado compártela y ayúdame a difundir la información en las redes sociales (facebook y twiter, G+, Lkin, )
Cultivar la Paz interior

Cultivar la Paz interior

Ante los eventos de los últimos días, con los atentados en Francia, la situación en Siria y en realidad en tantas partes del mundo donde hoy se sufre, se hace cada vez más difícil no caer en la desesperanza y la ira. Se hace cada vez más difícil no sucumbir a la idea de que todo esta mal y que no tenemos nada que hacer. En este contexto quiero dejarte una práctica que pueda ayudarte a para no sucumbir y seguir luchando para que la guerra no triunfe. Para que la victoria sea del Amor.

peace is every step

“el hombre nunca es tu enemigo”- Tich Nhat Hanh

“ojo por ojo y todo el mundo quedará ciego” – Gandhi.

Mucha gente piensa que la violencia se vence con violencia. Que la guerra se gana con guerra, que la matanza se gana con matanza. No hay forma de derrotar a la guerra más que bajando las armas. La no violencia no es pasividad, requiere de una fuerza interna, de una valentía y una resistencia enormes. Quiero partir esta entrada con un video de la pelicula Human, donde un joven palestino cuenta como ha logrado vencer, dia a dia, a la violencia.

 

Esta historia es la esencia de esta entrada. El esfuerzo contra la guerra y el odio es un ejercicio cotidiano por enaltecer nuestro sentido de la justicia y no caer en lo que muchas veces es más natural y visceral en nosotros, la ira. ¿Quién puede decir que la paz es algo fácil que no requiere verdadero esfuerzo o heroícidad? La paz es un acto cotidiano y de gran trabajo.

Este fin de semana mientras dirigía un curso de Meditación IAM, les contaba a los alumnos la historia del tendero. En varias tradiciones de oriente se cuenta que si nuestra mente se concentra en la divinidad, la trascendencia o la consciencia suprema al momento de morir, entonces podemos alcanzar la iluminación o Liberación. Se cuenta entonces la historia del tendero que se había pasado toda la vida preocupado de construir su negocio, pero consciente de esta regla de la muerte, quiso probar un truco para poder pensar en la trascendencia al momento de morir. Entonces, le puso a sus hijos el nombre de una divinidad cosa que al acompañarlo, su mente se volcara a ese pensamiento sin esfuerzo. Cuando la muerte del hombre era ya inminente, la mujer del tendero llamo a los tres hijos y le dijo al moribundo:  “ He aquí esposo a tus tres hijos, Rama, Krishna y Vishnu”, entonces el tendero abrió los ojos azorado exclamando “si están todos aquí, quien cuida la tienda?!” y con este pensamiento, el tendero dejó su cuerpo. Lo que señala esta historia es que no hay manera de engañar a la tendencia de la mente. Si has pensado toda la vida en el dinero, es ahí donde irá tu mente al momento de morir, simplemente porque es su hábito.

Es debido a esto que se hace necesario cultivar la paz no solo cuando es momento de guerra o dificultad, sino siempre, de manera que cuando realmente necesitemos de la paz esta no sea difícil de obtener, sino todo lo contrario, un hábito cotidiano al que nuestra mente tienda automáticamente y por naturaleza.

Para cultivar la Paz

Imagina que en tu barrio los encargados de recoger la basura se han declarado en huelga y ya no hacen sus rondas de limpieza. No se necesita mucho tiempo antes de el barrio completo comience a apestar. La mente funciona parecido. Si no sacamos la basura mental, es difícil que no comencemos a apestar de ira, de negatividad, de infelicidad. Igual como nos sentimos de aliviados y felices después de un buen baño, después de limpiarnos tras un día especialmente ajetreado, la sensación de una mente limpia y vaciada de basura, es extraordinariamente potente y relajante. Resulta evidente pensar que tal como necesitamos lavarnos periodicamente para no apestar, lo mismo pasa con nuestra cabeza, con nuestro interior. Si no limpiamos con regularidad, es totalmente natural que nos sintamos colapsados y rebalsados.

La manera más efectiva de aliviar nuestro interior es a través de prácticas de meditación idealmente seguidas de un buen ejercicio que nos prepare para la práctica. Siempre hay que recordar que para facilitar una meditación podemos prepararnos con ejercicios, respiraciones y tal.

He llegado, Estoy en casa

De la maravillosa corriente de la plena consciencia te dejo esta práctica sencilla y amorosa para recordarte que el presente, es el gran regalo y la gran revelación.

“Toma una mandarina en tus manos, pero aún no la peles. No tengas prisa, hoy te comerás esta mandarina de manera consciente. Será el objeto de tu atención durante esta sencilla meditación, así que deberás resistir el impulso de pelarla y comértela en un santiamén con el piloto automático puesto.

Observa la mandarina en tus manos, elévala y acércala a tus ojos para poder apreciar sus detalles: su color, su brillo, su textura, sus irregularidades, su rabito, si es que lo tiene. Fíjate en ella como si nunca antes hubieras visto una mandarina. Tómate tu tiempo.

A continuación céntrate en su textura, estúdiala con tus dedos. Siente su peso en tu mano, su forma. Apriétala ligeramente con los dedos y siente cómo su piel cede a la presión. Si quieres, lánzala al aire con suavidad y vuelve a cogerla al vuelo. Explora la mandarina a través del tacto, sin prisas.

Ahora concéntrate en su aroma. Utiliza tu olfato para investigar esta fruta, como si nunca en tu vida hubieras olido una mandarina. Si quieres, puedes cerrar los ojos y observar si el olor cambia o se percibe igual que con los ojos abiertos. Deja que su perfume entre en ti y toma nota de cualquier pensamiento o sensación que surja.

Antes de pelarla, dedícale unos instantes a pensar en el origen de esta mandarina. La fruta que sostienes creció en un árbol que, a su vez, creció de una semilla que antes se originó en otro árbol. Imáginate tu mandarina en el árbol, no importa si sabes o no qué aspecto tiene un mandarino, juega con tu imaginación. Piensa que antes de ser una mandarina fue una flor y que llegó a mandarina porque un insecto polinizó la flor.

Piensa que esta mandarina está aquí gracias a la tierra, el sol, el agua y el aire que nutrieron el árbol en el que creció. Pero no te olvides de la parte humana: esa mandarina está en tus manos porque un agricultor la cultivó y alguien la llevó hasta el mercado en el que la compraste. Por un momento, toma conciencia de las condiciones naturales y humanas que han hecho posible que esta fruta llegara a tus manos.

Ahora sí, ya la puedes pelar, pero hazlo sin prisas ni urgencias. Siente como la piel cede, dejando al descubierto el interior de la mandarina. Toma nota de los nuevos aromas, es posible que ahora sean más intensos. Fíjate en la diferencia entre el olor de la piel y el de los gajos de la mandarina. Si mientras la pelas algunas gotas de jugo rezuman de los gajos, siente su humedad en tus dedos. Cuando esté pelada, colócala ante tus ojos y vuelve a estudiarla con atención. Ahora parece otra mandarina, ¿verdad? Ahora está desnuda. Piénsalo, esta mandarina estaba dentro de la vieja mandarina, solo que no la podías ver.

Con suavidad saca uno de los gajos de la mandarina y métetelo en la boca. No te apresures, antes de morderlo, siéntelo sobre tu lengua. Deja que ruede dentro de tu boca, como si fuera un caramelo. Siente su textura y su sabor y, cuando quieras, muérdelo con suavidad. Mastícalo con calma, no hay ninguna prisa. Nota el jugo de la mandarina en tu boca, la intensidad de su sabor y cualquier sensación que surja en el campo de tu conciencia. Intenta masticarlo entre 25 y 40 veces antes de tragarlo.

Toma otro gajo y repite el proceso. Primero juega un poco con él en tu boca y después mastícalo con conciencia y suavidad. Continúa así hasta que termines toda la mandarina y, entonces, tómate unos instantes para sentir tu cuerpo y ver cómo está tu mente. Seguramente te habrás calmado y tu mente se sentirá más ligera y silenciosa. Y es muy posible que esta mandarina te haya sabido mejor que muchas de las que has comido en tu vida, ¿no?” (Fuente: https://conconciencia.com/mindfulness-meditacion-mandarina/)

Recuérdate de la importancia de un hábito de felicidad, de paz, de fortaleza. Recuérdate que para que puedas tener la templanza necesaria en el momento en que estés desafiada/o necesitas que tu mente este a tu lado y te guíe hacia donde realmente debes ir.

Si esta entrada te ha gustado o servido, por favor ayúdame a difundirla dándole compartir.

Día #26 Habita lo que haces

Día #26 Habita lo que haces

¿Cuánto del día estamos presentes? ¿No es perder de algún modo la vida el no sentir que estamos ahí, haciendo con conciencia lo que hacemos? Si bien durante estos días hemos estado cultivando prácticas que nos conectan cada vez más con nuestra realidad interna, la mayoría de las actividades que repetimos diariamente se hacen de manera automática y sin pensar. Hoy vamos a ver como salir del estado de zombie que tanto caracteriza a nuestra época en tres maneras que no requerirán más que tu atención.

día 26 desafío

Muchas veces me ha pasado que siguiendo el mismo camino de siempre, cuando llego a mi destino me doy cuenta que no puedo recordar cómo fue llegar hasta ahí. Mi mente se ausentó completamente de lo que estaba haciendo. Lo impresionante es que esto es mucho más común de lo que se podría pensar. Una vez que adquirimos una forma de hacer las cosas, muchas veces se vuelve tan rutinario y automático que no nos damos ni cuenta de cómo lo hemos hecho.

Habitar lo que hacemos es esencialmente volver al presente. Es tomar conciencia de tu cuerpo, tu silencio, tu estado y quizás de algo más profundo que yace en tu interior. Lo que sé es que cuando volvemos al momento presente algo sucede y nuestra mente, nuestro ritmo, nuestra vida se transforma volviéndose más serena, consciente e incluso compasiva.

Las técnicas que veremos hoy son rescatadas, especialmente del mindfulnes y de las prácticas propuestas por el maestro zen Thich Nhat Hanh, quien a hecho una joya de las formas de práctica cotidiana.

Se que te he hablado mucho de prácticas los últimos días, e incluso de espiritualidad. Para mi esto no es más que la inclusión de hábitos que fomentan la felicidad. La espiritualidad en el sentido en el que te hablo aquí no es más que el arte de la plenitud, el arte de la conexión, el arte de la felicidad. De manera que si te llega a molestar esa palabra, cambiala, botala, No importa, lo que importa es que pruebes la tarea, la lleves a cabo y sientas una mejoría en el modo en que te sientes.

Retomando, existen ciertas prácticas o hábitos que realmente nos ayudan a experimentar una mayor sensación de conexión y felicidad y que al tiempo de hacerlo también nos proporcionan una instancia de meditación que no requiera sentarse, cerrar los ojos o físicamente parar. La idea de la tarea de hoy es mostrarte que la meditación, la conciencia y la plenitud se pueden experimentar realizando tareas tan simples y necesarias como comer, caminar o cantar mentalmente.

Las prácticas

“Mas que el camino a la paz. La paz es el camino.

Mas que el camino a la felicidad. La felicidad es el camino”. Monjes de Plum Village, citando probablemente a Thich Nhat Hahn.

1-. Caminar con conciencia: Ésta es una práctica que se encuentra en numerosas tradiciones. Yo al menos la he encontrado en cuatro y siempre es una maravilla lo que produce, por su simpleza y profundidad. Lo único que necesitas hacer es  prestar atención a tu respiración mientras caminas. Inhalas y cuentas la cantidad de pasos que alcanzas a dar. Exhalas y haces lo mismo. Intenta ir aumentando la cantidad de pasos que puedes dar, por supuesto sin estresarte, ni presionarte. Siente el piso en la planta de los pies e intenta relajar el cuerpo observando las distintas sensaciones que hay ahí. Haz esto al menos una vez al día por 10 minutos o lo que puedas. Si quieres hacerlo camino al trabajo, genial!, o mientras vas de un lugar a otro en tus ajetreos cotidianos. Pero si lo haces así intenta no importa cuan rápido vayas, de siempre mantener la conciencia en la respiración, los pasos y la sensación de tu cuerpo, lo cual siempre es un poco más fácil si no estas apurada/o.

2-. Comer con conciencia: Esta es quizás una de la prácticas más hermosas y transformadoras de que experimentado en mi vida. Y es tan, pero tan simple que no se puede creer. Pero requiere tiempo interno y externo para que realmente de frutos. Prueba a comer de la siguiente manera. Con total atención en lo que estas haciendo date un momento para pensar de donde viene la comida que tienes frente a ti, cuantos seres han trabajado, se han esforzado, han ayudado para este plato este aquí contigo. Al comer da al menos 30 mascadas a la comida, esperando que se haga completamente líquido en tu boca y así ayudes enormemente a tu cuerpo a digerir. Manten la conciencia durante toda la comida.

3-. Cantar un mantra: De todos los pensamientos que tenemos en nuestro interior, la gran mayoría rondan como leones enjaulados produciendo un denso polvo en nuestra mente que nos impide, muchas veces ver con claridad. Si en vez de seguir alimentando la distracción en nuestra cabeza y damos un sonido, una palabra que vibre hacia la conciencia y la tranquilidad, entonces muchas cosas bastante increíbles pueden pasar, como por ejemplo que comencemos a pensar diferente. Te invito a que pruebes cantar un mantra de tu elección o una palabra de tu elección o un rezo o lo que sea que te sea afin, durante los llamados “tiempos muertos”. En la ducha, en el auto, caminando, esperando en el banco, y así. Para muchos mantras hay hermosas versiones cantadas que te pueden dar la melodía. Pero si tienes una creencia en particular o no tienes ninguna, usa palabras que vayan de acuerdo a tu visión. Una palabra como gratitud puede ser usada como mantra y definitivamente hay muchas frases negativas que nosotros ocupamos como mantras, repitiendolas todo el día, “la vida es dura”, “la vida es injusta”, “Soy un(a) tonta/o”, “es que estoy vieja/o”, “no se nada”, “no sirvo”, etc. Vamos a cambiar un mensaje por otro. Aquí algunos ejemplos de tradiciones distintas que a mi me gustan mucho.

Mantra de Tara Verde: Para la compasión y la sanación, tradición Budista. OM TARE TUTARE TURE SOHA.

Mantra de Chenrezig o Buda de la Compasión: para alcanzar la liberación, la compasión, la infinita conciencia, tradición Budista. OM MANI PADME HUM.

Mantra de Sanación: Para toda instancia que requiera de sanación. Tradición Kundalini Yoga. RA MA DA SA SA SE SO ONG.

Mantra Ades Tise Ades: Para ver más allá de lo evidente y alcanzar el conocimiento universal. Tradición Kundalini Yoga.

Om Namah Shivaya: Saludo a la Conciencia Suprema Universal. Varias tradiciones de Hinduísmo. OM NAMAH SHIVAYA.

Mantra por la paz y felicidad: Para generar paz y felicidad en todos los seres. Varias tradiciones del Hinduísmo. OM LOKAH SAMASTAH SUKHINO BHAVANTU, LOKAH SAMASTAH SUKHINO BHAVANTU, LOKAH SAMASTHA SUKHINO BHAVANTU. OM SHANTI, SHANTI, SHANTI.

Subiré varias versiones de los mantras al grupo de Facebook. No dejes de unirte para acceder.

Espero que disfrutes la paz de estas bellas prácticas y que me cuentes un poquito como te ha ido con ellas. Abrazos.

 

Día #25 Medita

Día #25 Medita

Tal como necesitamos lavar nuestro cuerpo todos los días, lo mismo pasa con nuestra mente. Necesitamos toda esa basura que acumulamos diariamente en nuestro subconciente para que no terminemos hasta el cuello con basura innecesaria. El desafío de hoy es integrar la forma de limpieza que más importa: la de nuestra mente.

día 25 desafío

La meditación o dhyana es uno de los miembros del yoga descritos por el gran sabio Patanjali hace miles de años atrás en sus conocidos Sutras. Es una práctica aún más antigua, pero fue descrita por primera vez en un texto por este sabio quien sistematizo los 8 miembros del yoga, o el camino de la unión (yoga= unión). La meditación es descrita como una etapa superior de dharana o concentracón en la que la mente se sostiene en un flujo ininterrumpido de focalización. Lejos estamos de la común definición de la meditación como dejar la mente en blanco. Es necesario entender que la mente es como una antena, nos permite enfocarnos en lo que sea (por eso es considerada el 11vo órgano de la percepción), porque es a través de su enfoque que sentimos y vivimos. Cuando nuestra mente esta desbocada lo pasamos bastante mal y justamente lo que busca la meditación y el proceso del yoga es llegar a controlar la mente para que ella no nos controle a nosotras/os.

El proceso es referido muchas veces a través de esta idea de hacer té. Cuando nos sentamos a “meditar” es como cuando estamos calentando el agua para el té. En verdad no estamos haciendo té, ya que simplemente estamos calentando agua, pero siempre que alguien nos pregunta decimos, “estoy preparando té” . Cuando nos sentamos para “meditar”, estamos calentando el agua, tratando de mantener la mente fija por unos pocos segundos. Si yo te digo ahora, siéntate con al espalda recta y sin apoyar, cierra tus ojos y observa como el aire entra y sale de tu nariz, es posible que logres mantener tu concentración unos pocos segundos, pero te aseguro que con suerte llegarás a los diez antes que te des cuenta que tu mente ha salido disparada para otro lugar, probablemente del pasado o del futuro. ¿Quieres probar?

La naturaleza de la mente es saltar de un lado para otro como un mono loco que no se puede quedar nunca quieto y la tarea de la meditación es domar a ese animal, con paciencia, con calma, lentamente para que así, poco a poco pueda estar bajo control.

Pero ¿para qué quiero hacer eso?

Piensa en una lupa. Bajo el lente podemos ver las cosas mejor o si lo alejamos demasiado, peor, pero si este lente es puesto de una manera correcta puede condensar una cantidad enorme de energía e incluso producir fuego. Nuestra mente tiene una capacidad similar. Puede aclarar o distorsionar la realidad y cuando se usa de la manera correcta tiene un potencial impresionante para condensar energía. El poder de la mente es más grande de lo que cualquiera de nosotros nos imaginamos y si no aprendemos a tratarla como corresponde puede significarnos un enorme problema.

Aún si no piensas en las posibilidades que te puede traer una mente bajo control, sí es necesario pensar que al menos, es bueno darle la higiene que necesita. Como todo lo demás, la mente se ensucia, se contamina de problemas, negatividad, tendencias, mentiras, vaguedades y bruma. Para que no terminemos teniendo una feria en la cabeza, es necesario aprender a lavarla de la misma manera que hacemos con nuestro cuerpo. Y como ya te imaginarás la manera más efectiva es a través de la meditación.

Prueba cualquiera de las técnicas expuestas en la serie sobre la mente (mente positiva, negativa y neutral) o en los ejercicios de respiración. Al menos por 10 días e idealmente por 40 y cuéntame como te va. Nos vemos al otro lado de un baño realmente maravilloso.

 

Día #21 El Buen Dormir

Día #21 El Buen Dormir

Todo en la naturaleza se prepara para el descanso. Como si al bajar el sol, los animales, bichos y plantas se estiraran y despidieran, corren pronto a sus lugares de descanso y se preparan para la restauración. Hoy veremos cuales son las prácticas para que nuestro descanso nocturno sea ideal.

Día 21 Desafío

Existe un ritmo gradual en la naturaleza, una especie de tendencia a la preparación en cada ciclo del tiempo natural. Solo cada cierto tiempo la naturaleza se expresa con brusquedad y al hacerlo, generalmente el resultado es un poco devastador. Los desastres naturales son una ejemplo de esto. Si no, esa cadencia de los ritmos intenta ser respetuosa con la necesidad de todo organismo de prepararse. Lo mismo es cuando hablamos del momento de descansar. El sol baja, los pájaros se posan sobre los arboles, las flores poco a poco cierran sus pétalos, los grillos cantan alocadamente. Todo dice buenas noches en el campo. Es en ese momento en que la naturaleza se prepara a descansar, que nosotros prendemos la luz de la casa y comenzamos a tener nuestra vida nocturna. Trabajamos en el computador o la tele, salimos, , etc. Por el tipo de vida que llevamos en la ciudad, ese ritmo natural y esa preparación de se pierden en medio de ese otro ritmo que aparece en las ciudades.

Quiero mostrarte hoy como, el preparar el cuerpo y la mente para el descanso puede hacer una diferencia enorme al momento de generar la restauración que nos da el sueño.

Los pasos para un buen descanso.

La clave está en respetar la gradualidad hacia el descanso, es darle la señal a tu cerebro de que te estas preparando para dormir y desconectarte como lo hace un bebe.

1-. Lávate los pies con agua fría: Esta práctica que para mucha gente puede parecer una locura tiene unos efectos relajantes y curativos maravillosos. El agua fría estimula las terminaciones nerviosas de todo el cuerpo permitiendo que los órganos reciban una suave estimulación al modo de un efecto reflexológico. El lavado es corto y rapido, simplemente un golpe de frio en todo el pie. Seca rápido y con intensidad.

2-. Masajea tus pies: Después del agua fría nada mejor que un delicioso y suave masaje a tus pies. Hazlo tu, ya sentada sobre tu cama preparandote para dormir. Esto intensificará el efecto terapéutico y relajante.

3-. Escucha una música que te tranquilice: Puedes poner la música durante tu masaje de pies. Idealmente es ocupara siempre la misma tonalidad o un grupo acotado de músicas. Esto es básicamente para condicionar a tu cerebro de que al escuchar esos sonidos es por que ya te preparas para dormir.

4-. Mantén los aparatos eléctricos desenchufados: Si no puedes desenchufar todo, trata definitivamente de apagar el wifi y todo lo que no estés ocupando. Los emisores electromagnéticos estilo wifi son extremadamente perturbadores para el sistema nervioso, por lo que si deseas descansar bien, hazte el favor de desconectar el aparato. Lo mismo con la televisión, celular y en general los aparatos eléctricos ojala fuera de la habitación y si no es posible apagados. Si tienes el hábito de quedarte dormida/o con la televisión, intenta ir sacándote este habito escuchando otros sonidos.

5-. Date unas horas de ayuno antes de dormir: esto incluye el agua. La idea es que tu cuerpo no esté digiriendo comida durante tu sueño porque eso significa que el cuerpo no descansa. Mucha gente sufre pesadillas cuando come tarde en la noche o justo antes de dormir. Deja que tu cuerpo y todos tus sistemas puedan realmente descansar dándole tiempo de digerir antes de ir a la cama. Respecto del agua, es recomendable no tomar muchos líquidos antes de ir a descansar para que no tengas que levantarte a mitad de la noche para ir al baño. Date un margen de 3 horas mínimo antes de ir a dormir.

6-. Práctica de Respiración: Descarga la técnica de respiración para aquietar la mente. Esta practica tiene un maravilloso efecto sobre nuestros hemisferios cerebrales, calmándo totalmente toda sobre estimulación.

Con esto, te deseo muy dulces sueños.

¿Y tu?, ¿tienes alguna rutina para dormir bien? cuéntame en los comentarios y no dejes de compartir esta información si te ha sido útil.

Día #17 Escribe

Día #17 Escribe

Te presento una de las actividades más lindas que conozco. Más aliviantes, más despiertas, más reveladoras y entrañables: escribir. Qué hay de esto que hace tanto bien? Tengo algunas ideas y hoy voy a compartirlas contigo. Introducir esta práctica es una de las cosas más genuinamente útiles que puedes hacer para crecer tu conocimiento de quién eres.

Día 17 Desafío Escribe

Hace unos años atrás mi casa se incendió. Salí una noche, como no lo hacía hace muchísimo tiempo, y como tampoco lo hacía hace mucho tiempo, volví tarde. Cuando llegué pude ver en la ventana de la casa una tenue luz que bailaba en una de las esquinas de la sala. No recuerdo cómo me di cuenta de inmediato, pero lo hice. Me acerqué a la manguera del jardín y lo que quedaba del fuego lo apagué con el agua. El fuego no destruyó mucho, pero dejó la casa totalmente llena de hollín. Las paredes negras, la ropa negra, las sábanas, el techo, etc. Y el olor ya insoportable del humo. La causa del fuego? al lado del altar tenía un cofre de mimbre con la mayoría de los cuadernos que escribí durante mi vida. Estoy hablando de 20 cuadernos más o menos desde que era niña hasta poco antes de ese momento. Una vela colocada encima que olvidé apagar, y mi historia quedó reducida a cenizas.

Si te digo la verdad quizás no me creas. Por muchos años escribí todos los días sin falta. Era un rito necesario y vital para mi. Creo que esa definitivamente fue mi escuela para conocerme, acompañarme y descubrirme. Cuando toda esa historia se quemó, no sentí ni una sola pizca de tristeza. Es cierto que venía llegando de India y mi sentido de apego estaba bastante reducido, especialmente de mi escritura, pero puedo decir hoy, habiendo retomado algunas de esa prácticas, que existe una belleza en hacer algo que te gusta, que te da en el momento y por mucho tiempo y que luego eso simplemente desaparezca, como esos maravillosos mandalas de los monjes budistas. Soplado al momento de terminar, para recordar la naturaleza del mundo: la impermanencia. Otra cosa es una mentira.

Las prácticas

Escribir luego, y sobre todas las cosas es una manera de mirarse al espejo, si es que eres honesta/o por supuesto. Es una manera de mirar dentro de ti, bucear muy profundo y dejar que la información que aparece te hable al momento o después cuando vuelves a leer lo que has escrito.

En india descubrí otro sentido para la escritura. Existe una práctica que consiste en responder una serie de preguntas todos lo días. Eso me gustó mucho, porque ya lejos de mi necesidad de simplemente expresar, empezó a surgir la necesidad de hacer algo práctico, que la escritura no fuera ya solo un modo de contemplación abstracta, sino también una forma de interpelar mis acciones en la cotidianidad.

Y luego existe una forma de escritura que es la de la estructura. La de formar relaciones, de crear con una forma. Como si se tratara de una pieza de música, o de la estructura de una casa, cuando quieres armar una idea y que esa idea sea progresiva como en un ensayo o cuando quieres enseñar algo, entonces sigues un mapa, un molde. Esta forma es una de las que más me ha costado en la vida adquirir. Es verdad que estudié literatura, pero lo cierto es que nunca me pude acomodar a la estructura. Por principio, casi por ideología. Solo hoy, que me siento cada vez más cómoda con la forma de los mapas y las estructuras, es que he podido adentrarme en este universo. Para poder hacer este blog, no he hecho más que aplicar esta noción y así intentar de verdad ser cada vez más clara. La motivación en esta forma no es la expresión, o el conocerse, sino el aprender a comunicarse y expandir (de nuevo esta triada de crear, conocerse, expandir wiiii).

Los 3 formatos en la práctica

Para el primero lo ideal es tener un cuaderno bitácora o un diario de vida. A mi me gustaba ponerles nombre. Así, había un cuaderno de fuego, otro de agua, otro de aire, etc. En este tipo de escritura lo que buscas es simplemente sacar lo que está adentro. úsalo como quieras, dibuja, escribe, pega cosas, escribe tus sueños, lo que sea tu manera de expresar tu mundo interior para conocerte, para mirarte, para adentrarte en ti. , y aquí un pedacito de mi corazón en ese entonces:

del Ashram

En todos los idiomas posibles, como las palabras y en ellas cada letra,

tratan de deshacer la tinta, la molécula del papel

y así, poder inclinarse.

Que los contornos se borren y llorar.

Que el contenido no basta, los bosquejos desean ser  a primera vista,

en le primer tipo de contacto,

un acto de homenaje y entrega…

Ella está aquí, y va a ser hablada.

Que poco a poco

los ojos se abran

asombrados,

estamos rodeados de niños en un gran salón de mármol.

Comedores a cada costado

y más allá,

el mar y la selva.

Estamos en una isla

y participamos de un evento cotidiano que

todos los días,

es el más importante de nuestra vida.

Sí, Mata Amritanandamayi Ma.

Para el segundo tipo existen muchos formatos, pero hoy te voy a dejar el que me presentaron a mi en su momento y que se conecta con algo muy cercano a mi corazón y casa en India. Amma. Estas preguntas venían como una forma de práctica espiritual en la revista del Ashram (templo) que se llama Matruvani. Cada día por mucho tiempo contestaba estas preguntas al llegar la noche. Todos los días una revisión y una promesa entre mi alma y yo.

 

Ufa. Volver a escribir estas preguntas me ha dado vueltas el corazón. Pruébalo al menos una semana y verás la tremenda conciencia que te da. Para descargar las preguntas haz click aquí.

El tercero es crear una forma de enseñanza o de estructuración de las ideas. Si esto es algo que te interesa, te insto a que empieces un blog por un tiempo acotado, pueden ser unos 3 meses si así lo deseas para hablar sobre un tema. Utiliza la plataforma para compartir y aprender a ser completamente clara/o en lo que quieres decir. Hoy en día puedes iniciar un blog de manera facilisima. Solo ábrete una cuenta en wordpress.com o en blogger y comienza a escribir. Mi sugerencia para desarrollar esta manera de escribir es lo siguiente.

a) escoge un tema que te guste: la idea es que aprendas a ser clara/o y que puedas comunicar lo que quieres decir. Piensa que estarás escribiendo sobre algo durante 3 meses por lo que tiene que ser algo en lo que puedas profundizar y que de tema por al menos esa cantidad de tiempo sin que además te aburras. No importa que tema sea, solo recuerda que la meta es entregar algún tipo de conocimiento útil al resto.

b) Si es algo que te apasiona de verdad piensa en algo más serio. Si sientes que no solo será un experimento si no algo para largo te recomiendo que compres un dominio y un hosting con el nombre de tu proyecto. Intentaré darte recursos para esto en los próximo días, en el intertanto ponte a planear.

c) Piénsalo primero como una manera de servir. La característica de esta forma de escritura es que el lector pueda entenderte, por lo tanto debes pensar en quién está al otro lado de la pantalla y cual es el mejor lenguaje para que esa persona te entienda.

Estas 3 formas de escritura, la de expresión, la de autoindagación y la de comunicación son formas maravillosas de crecer en distintas áreas y en distintos momentos de la vida. Piensa cual se ajusta más al momento en el que estas y juega.

Por lo pronto, tengo una pregunta ¿has investigado alguna forma de escritura alguna vez? ¿Es una versión de alguna de estas tres o es algo totalmente diferente? Cuéntame en los comentarios y no dejes de compartir la información con quien se pueda beneficiar. Abrazos.